fcb.portal.reset.password

Isaac Cuenca, celebrando el 3-0 contra el Levante. FOTO: MIGUEL RUIZ- FCB.

Por lo visto en el Camp Nou contra el Levante, el Barça se presentará al Bernabéu la semana que viene en un buen momento de juego y cargado de moral. 36 minutos le ha durado la revelación de la Liga. El 3-0 previo a la media parte, con fútbol de gama alta y un Cesc muy resolutivo, le facilitaría afrontar el resto de encuentro con tranquilidad. De todas formas, el vigente campeón ha mostrado una vez más su espíritu más insaciable. Lejos de relajarse pensando en el clásico, en la segunda parte ha completado un auténtico recital con dos goles más.

Efectividad madrugadora

El Barça ha sido muy eficaz a la hora de abrir la lata, lo que se supone lo más difícil ante un rival cerradísimo. Apenas en el minuto 3, Iniesta ha acariciado con el tacón un pase de Messi, habilitando así a Cesc, que batía al portero Munúa con un disparo suave y colocado. Se mostraba finísimo el equipo, ejecutando las acciones a una velocidad inalcanzable para el Levante. Guardiola había respondido al planteamiento ultraconservador de Juan Ignacio Martínez formando con tres defensas y dos extremos (Cuenca y Alexis) para abrir el campo. Xavi, Iniesta, Cesc y Messi harían de las suyas por el centro.

3-0 en el descanso

El '10' azulgrana ha hecho levantar de sus asientos a los 79.000 espectadores que han desafiado el frío y el viento en el Camp Nou en un contragolpe que ha conducido de forma imparable, pero el disparo lo ha desviado un defensa a córner (min 17). Una chispa de genio en unos instantes en los que el Barça estaba controlando la situación con menos profundidad. El ritmo se había estabilizado cuando Cesc se ha apuntado el segundo cabeceando forma magistral una falta lateral (min 32). Se encendía la mecha. Poco más tarde, sin Puyol -sustituido por un golpe en la cabeza- Cuenca ha definido con precisión otra jugada 'delicatesen' originada por Messi e Iniesta.

Aún antes del descanso, Víctor Valdés ha tenido tiempo de redondear su récord de imbatibilidad como local al detener un uno contra uno letal a Koné. A continuación, el estadio coreó con fuerza el nombre del portero.

Réplica argentina

El margen logrado ha permitido que Guardiola reservase en el intermedio a un enorme Busquets. La presión azulgrana seguiría martirizando al Levante, ahora más atrevido. Eso sí, Valdés realizaría otra intervención sensacional a un cabezazo de Del Horno (min 53). Ha sido el preludio del 4-0, de Messi, con final similar al gol que le endosó al Rayo el martes. El rival ha intentado decir la suya, pero el Barça le ha cazado en un contragolpe de manual culminado por Alexis (min 60). Rugía el Camp Nou, pese a las bajas temperaturas.

El equipo mantendría la concentración y continuaría enfocando a Munúa -principalmente por medio de Messi- mientras se consumía el encuentro. Se cerraría con un punto de polémica por culpa de un gol anulado incomprensiblemente a Iniesta. La avalancha barcelonista se quedaba en cinco goles.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();