fcb.portal.reset.password

Pedro, autor del 1-0. FOTO: ÀLEX CAPARRÓS-FCB.

El Barça ya está en las semifinales de la Copa tras dejar en la cuneta al Madrid. La vuelta de los cuartos de final ha sido brutal, con una primera fase para los visitantes, una segunda para los locales y una tercera de infarto en el que la balanza se habría podido decantarse hacia cualquier bando. Al final, un Barça con oficio ha conservado el empate que hacía bueno el 1-2 de la ida en el Bernabéu.

Primera media hora alocada

El partido ha sido espectacular desde el principio. El Madrid, con un abucheado Pepe de central y bastante más ambicioso que en la ida, avisó a los 15 segundos, cuando Higuaín aprovechó una imprecisión defensiva local y, solo ante Pinto, chutó desviado. En el minuto 3, el portero del Barça ha parado un remate a bocajarro, que posteriormente ha sido invalidado por fuera de juego en el servicio de la falta lateral. La respuesta culé llegaría en el minuto 8, con una acción en la que el árbitro se ha ahorrado una falta de Ramos a Alexis siendo el último hombre. A continuación, el chileno no ha podido controlar una asistencia de Xavi que le dejaba en magnífica posición.

Todo ello en diez minutos. El duelo estaba donde quería el Madrid: descontrolado y en terreno físico. Con pocos pases amenazaba. Al Barça, en cambio, le costaba encontrar ese punto de tranquilidad y precisión en la elaboración. La suerte le ha sonreído en un cañonazo de Özil que se estrelló en el larguero con Pinto batido (min 25). Justo después, el portero ha perdido un balón dentro del área, pero se ha redimido al detener el disparo de Higuaín. La situación se complicaría aún más con la lesión de Iniesta, sustituido por Pedro.

Dos minutos gloriosos

Sobre la media hora, el Barça recuperaría la paciencia y, por fin, se haría con el dominio. En el momento oportuno ha aparecido el más grande. En el minuto 43, Messi ha cogido el balón en el mediocampo y avanzó como un rayo hasta asistir a Pedro, que ha batido a Casillas desde la frontal. La primera parte aún depararía más emociones. Y es que Lass se ha salvado de una segunda amarilla clarísima y, en el rechace de la falta siguiente, Dani Alves ha empalmado un trallazo a la escuadra. Los jugadores se retirarían hacia los vestuarios con un Camp Nou eufórico por el 2-0.

Iguala el Madrid y nervios

El público se lo seguiría pasando bien en la reanudación. No dejaba de cantar mientras veía como el equipo encontraba más espacios y atacaba y atacaba. Sin la finura de sus mayores exhibiciones, ahora el Barça era reconocible. Tenía el balón y sufría el Madrid (con un gol anulado a Ramos por haber agarrado a Alves de la camiseta para poder rematar una falta lateral). Nada hacía prever el desenlace de la eliminatoria que se viviría. Dos goles consecutivos de Cristiano Ronaldo y Benzema, cuando menos profundidad tenían los merengues, han vuelto ha cambiar el decorado.

Por delante, 20 minutos de auténtico infarto. Instantes de nerviosismo y de tensión que se han cobrado la expulsión de Sergio Ramos por doble amonestación en las postrimerías. El Barça se ha mostrado maduro para mantener un empate de oro. El 1-2 del recital de la ida en el Bernabéu lo sitúa en las semifinales de Copa, donde se enfrentará a Valencia o Levante.

Volver arriba