fcb.portal.reset.password

Campions del Món

De Japón, más cerca de la eternidad. El Barça ha conseguido con magnificencia su segundo Mundial de Clubes ante el Santos, célebre en los años 60 de la mano de Pelé, ahora enderezado mediante Neymar y actual campeón de la Copa Libertadores. El Barça también es leyenda. Entre otras cosas porque este título, gracias a los goles de Messi (2), Xavi y Cesc, es el 13º de la era Guardiola. Todos gestados a partir de un estilo único y con el sello de La Masia.

'O'Rei' Messi

Con nueve de la casa formaba el Barça en el once titular. Cerraba con tres atrás, acumulaba hombres en el mediocampo y situaba a Alves de extremo. Como siempre, dominaba. Messi llevaba el peso ofensivo. Suya ha sido la primera ocasión, rechazada por el portero Cabral (también el segundo remate de Thiago), y suyo, como no, ha sido el 0-1. Ha nacido en un control mágico de Xavi y ha acariciado la red con un toque angelical del mejor futbolista del mundo (min 17).

Magistral Xavi

Se vivía un auténtico recital del Barça. Combinaba a una velocidad vertiginosa, inalcanzable para el Santos, desorientado detrás del balón. Y amenazaba una y otra vez los dominios de Cabral. Con el rival sumiso, Xavi ha marcado el segundo con control y definición sobrenaturales del pase de Alves. El '6' estaba en todas partes. A la media hora ha asistido a Cesc y éste ha disparado al palo. A continuación, para frenar la avalancha culé, el Santos ha tenido que hacer un cambio y modificar el dibujo.

No lo ha conseguido. Concentrado y perfecto en la presión, el campeón de Europa encontraba espacios con facilidad. Justo antes del descanso, Cesc se ha apuntado el 0-3 en una jugada en la que el portero no paraba de sacar manos. La actuación del Barça era de videoteca, con el 74% de la posesión. Una nueva intervención crucial de Cabral salvó otro gol del '4', en el primer minuto de la reanudación. Se mantenía el guión, aunque los azulgrana han bajado las revoluciones y Valdés ha tenido que entrar en juego salvando uno contra unos frente a Borges y Neymar.

Mitología futbolística

El Barça, sin delanteros puros, se gustaba y terminaba con el pequeño descontrol con largos rondos. En el minuto 79, con la situación más que estabilizada, Alves ha disparado a la madera. El brasileño, omnipresente en ataque, ha creado el cuarto gol al robar el balón y cederlo al MVP Messi, que haría el resto después de driblar al portero. El '10' ponía así el lacito al segundo Mundial de Clubes de la historia del Barça. El decimotercer título en tres años y medio, una proeza que encumbra aún más a un equipo mitológico, el actual campeón del mundo.

Volver arriba