fcb.portal.reset.password

Carles Puyol, en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

"Está claro que no estamos contentos con el partido contra Osasuna, pero la Liga no está perdida. Tenemos que ser realistas y saber que está complicada, pero si algo tiene este equipo es que no baja los brazos y luchará hasta el final". De esta manera ha explicado Carles Puyol como se siente el vestuario tras la derrota en Pamplona, ​​pero también ha dicho cómo se afrontará lo que resta de temporada del equipo. Y es que si una cosa tiene clara el capitán del FC Barcelona es que el Barça no da nada por perdido y no dejarán de lado la Liga para centrarse sólo en las otras dos competiciones que hay en juego. "Lucharemos por las tres competiciones, quien piense lo contrario se equivoca", ha comentado.

Ganar y esperar un tropiezo del Madrid

Para Puyol, ahora el Barça debe afrontar la Liga de la misma manera que lo ha hecho en los otros años, cuando había ido líder durante buena parte de la temporada. "Antes nosotros íbamos delante y estábamos obligados a ganar porque venían de atrás. Ahora tenemos que intentar ganar para meter presión y esperar lo que hagan ellos", dijo el central. Y ha añadido que, aunque dependen del Real Madrid para recortar la distancia, el objetivo "es centrarnos en nosotros. Tenemos que intentar ganar, y si llegamos, bien, y sino lo habremos intentado".

El campo les condicionó

El jugador del Barça no pone excusas a la hora de hablar de la derrota en el partido contra Osasuna, pero sí reconoció que el estado del terreno de juego del Reyno de Navarra les condicionó. "Sabíamos que haría frío, pero eso no fue lo más importante, lo fue el campo. Nos costó muchísimo entrar en el partido. Era difícil aguantar el equilibrio y eso es lo que más nos perjudicó, y más nos costó adaptarnos".

Volver arriba