fcb.portal.reset.password

Cazorla. FOTO: www.malagacf.com

El rival del Barça este domingo, el Málaga, es uno de los equipos que más revuelo levantó el pasado verano. Desde el 2010, coincidiendo con la entrada en la dirección del club de inversores de Doha, ha realizado fichajes de renombre. Hombres como Baptista, Demichelis o Maresca, así como el entrenador Manuel Pellegrini, llegaron la pasada temporada, de consolidación en la zona media (undécimo puesto).

Camino irregular

Este curso, los blanquiazules han dado un salto cualitativo con la llegada de futbolistas como Van Nistelrooy, Toulalan, Joaquín o Mathijsen. Sin embargo, los resultados no están siendo los esperados. A punto de finalizar la primera vuelta, es octavo con las mismas victorias que derrotas (7). Su trayectoria en el campeonato ha estado marcada por la irregularidad.

Creatividad ofensiva

El innegable potencial ofensivo se ha visto mermado por la inhabitual sequía goleadora de Van Nistelrooy y Rondón. También por la grave lesión de Bautista, en proceso de recuperación. Su centro del campo no es menos lujoso: Toulalan aporta el equilibrio y Cazorla, Isco y Joaquín (lesionado), talento puro y desequilibrio.

Problemas defensivos

La línea que está llevando más quebraderos de cabeza a Pellegrini es la retaguardia. Sorprendentemente, el Málaga ha encajado más goles (24) que no ha marcado (21). El acompañante de Demichelis en el eje y los laterales todavía no se ha consolidado. Mathijsen, Gámez y Monreal son los más frecuentes en estas posiciones.

La última adquisición, el portero ex españolista Carlos Kameni, debe servir para incrementar la seguridad y podría debutar contra el Barça. Competirá bajo palos con Willy Caballero.

Volver arriba