fcb.portal.reset.password

En Liga el Barça ganó 1-3 / FOTO: ARCHIVO FCB

39 días después del 1-3 de Liga llega el octavo Clásico de los últimos diez meses. A pesar de esta acumulación de enfrentamientos, un Madrid-Barça nunca está de más. La rivalidad se extiende esta noche hasta la Copa del Rey, en una repetición de la final de la temporada pasada, en la que el conjunto blanco tumbó por 0-1 al conjunto azulgrana. Esa ha sido la única derrota sufrida por Guardiola en los 12 compromisos en los que se ha enfrentado al Madrid. Ahora, el Barça intentará recuperar el trono en la Copa -donde es el Rey de la competición-contra el vigente campeón.

Un montón de ausencias

Aunque sobre el césped del Bernabéu estarán las principales estrellas del panorama futbolístico mundial, es imposible olvidar todos aquellos jugadores que se perderán el duelo. Son unos cuantos en el Barça: Afellay, Villa, Fontàs y Pedro están lesionados y Keita está preparando la Copa África. Es por este motivo que Guardiola sólo dispone de 15 jugadores del primer equipo y ha tenido que convocar a cuatro futbolistas del B (Cuenca, Montoya, Dos Santos y Sergi Roberto). Mourinho, por su parte, también debe lamentar las bajas del lesionado Khedira y el sancionado Arbeloa.

Una cuestión de planteamientos

Más allá de los nombres, está claro que el FC Barcelona saldrá con su espíritu ofensivo habitual. De hecho, Guardiola podría repetir el mismo once que se impuso por 1-3 en el reciente partido de Liga en el Bernabéu, con la única variación de Pinto por Valdés. Habrá que esperar para saberlo.

El planteamiento del Madrid, en cambio, es una gran incógnita. ¿Defenderá o será atrevido? En estos momentos, la incertidumbre se centra sobre todo en la participación de Di María, ausente en los últimos compromisos blancos, y en quien ocupará el lateral derecho y la posición de mediocentro, junto a Xabi Alonso.

Todas estas incertidumbres comenzarán a tener respuesta a partir de las 22.00 horas (Canal + y Radio Barça), cuando empiece a rodar el balón en Madrid. El espectáculo está asegurado: es un Clásico.

Volver arriba