fcb.portal.reset.password

Krankl va fer un gol en una acció espectacular de tisora / FOTO: ARxiu Seguí-FCB

Leo Messi es incomparable. Su precocidad, la capacidad para incidir en el juego del equipo, la habilidad para definir ante el portero, la pasión por el fútbol, ​​los goles... Son algunas de las muchísimas aptitudes que hacen del jugador argentino un futbolista único. Pero, puestos a comparar, aunque sólo sea por hechos puntuales, hay que remontarse al 14 de enero de 1979 para encontrar un futbolista del Barça que lograse 5 goles en un mismo partido.

Un Barça bipolar

En medio de una temporada que acabaría con un éxito inolvidable (al final de la Recopa en Basilea ante el Fortuna Dusseldorf), el Barça del debutante Lucien Müller se movía con un comportamiento bipolar, claramente definido: grandes actuaciones en casa y derrotas incomprensibles en los desplazamientos. En este contexto, llegó el partido de Liga contra el Rayo Vallecano, que los azulgrana sentenciaron por la vía rápida (9-0). El protagonista de la noche fue un recién llegado, que hacía pocos meses que había aterrizado en Barcelona, ​​Hansi Krankl, con la Bota de Oro bajo el brazo.

En el minuto 61 de partido, el delantero vienés ya había hecho el trabajo: cinco goles, todos con el pie. El '9 'del Barça, como en el caso de Messi, sustentaba su eficacia en una pierna izquierda prodigiosa. En los 88 partidos oficiales que jugó con la camiseta del Barça, Krankl marcó 64 goles, unas cifras que en la temporada de su debut (78/79) le sirvieron para ganar el Pichichi, con 29 goles. De hecho, las cinco dianas que le endosó al conjunto madrileño lo pusieron temporalmente al frente de la clasificación de máximos goleadores, superando a rivales directos como eran Quini (entonces en el Sporting) y Santillana (Real Madrid).

Ninguna victoria más fuera de casa

"Fue un partido muy famoso. Un partido fenomenal ", rememoraba Hansi Krankl años después en un programa de televisión. "Los partidos en casa fueron muy buenos para el equipo y especialmente para mí como goleador, pero fuera de casa teníamos problemas". La muestra más clara es que después de aquella contundente victoria en casa, el equipo no ganó ningún partido fuera del Camp Nou en todo lo que quedaba de Liga (9 partidos). "Era algo mental. Hacíamos cinco goles al Zaragoza, y una semana después perdíamos en Salamanca. No se puede entender", resumía el técnico Lucien Müller en el programa 'Recorda míster' de Barça TV.

Lucien Müller, la apuesta para el banquillo de la primer temporada de Josep Lluís Núñez como presidente, no acabó la temporada y se quedó a las puertas de la final de Basilea, donde Quimet Rifé remató el trabajo. Eran otros tiempos y otro fútbol, ​​donde los cracks llevaban bigote y los tatuajes aún no se habían inventado. Una época de cierta inestabilidad deportiva e institucional, al contrario de lo que pasa ahora, como recordó el técnico Pep Guardiola en la sala de prensa tras la victoria contra el Bayer Leverkusen (7-1). El día que Leo Messi marcó cinco goles.

LA FICHA DEL PARTIDO

FC BARCELONA, 9
RAYO VALLECANO, 0

FC BARCELONA: Mora, Zuviría, Migueli, Olmo, Albadalejo, Neeskens, Rexach, Sánchez, Krankl y Carrasco.

RAYO VALLECANO: Hierro (Alcázar), Anero, Uceda, Tanco, Rocamora, Nieto, Francisco, Landaburu, Marián, Puig-Solsona y Alvarito

GOLES: 1-0, Krankl (16'); 2-0, Krankl (37'); 3-0, Neeskens (41'); 4-0, Krankl (44'); 5-0, Krankl (58'); 6-0, Krankl (61'); 7-0, Neeskens (66'); 8-0, Asensi (72'); 9-0, Carrasco (86').

ÁRBITRO: Orellana.

Volver arriba