fcb.portal.reset.password

 

Josep Guardiola y Diego Pablo Simeone, técnicos que se enfrentarán este domingo en el Vicente Calderón en la Liga, tienen muchas cosas en común. A pesar de tener bastantes diferencias tanto sobre el terreno de juego como en el banquillo, es innegable que las similitudes están ahí.

Muchas similitudes

Para empezar, en su etapa futbolística ambos jugaron en España (Guardiola en el Barça, Simeone en el Sevilla y en el Atlético de Madrid) y en Italia (Guardiola en el Brescia, Simeone en la Lazio, en el Pisa y en el Inter). En los éxitos también se parecen bastante: los dos han levantado Ligas como jugadores (Guardiola en el Barça, Simeone en el Atlético de Madrid y en la Lazio) y como entrenadores (Guardiola en el Barça, Simeone en Estudiantes de La Plata y River Plate), así como dobletes en una misma temporada (Guardiola en la temporada 1997/98, Simeone en la 1995/96 con el Atlético y en la 1999/00 con la Lazio).

Y ahora, ambos técnicos dirigen equipos en los que triunfaron como jugadores. Como colofón, tanto Guardiola como Simeone tienen 41 años. Únicamente les separan nueve meses.

Así es Simeone

A la hora de la verdad, sin embargo, ¿son tan parecidos Guardiola y Simeone? "En sus comienzos en la Argentina destacó como un portento de fútbol ofensivo (de hecho, condujo a Estudiantes de La Plata y River Plate a sendos títulos), pero conforme desembarcó en Italia, para salvar del descenso al Catania, devino conservador hasta rozar la frontera del amarretismo. Esta tendencia consolidada al mando de Racing Club, en 2011, mermó sensiblemente su crédito ante la afición y el periodismo especializado", explica a fcbarcelona.cat Walter Vargas, periodista argentino especializado en Estudiantes de La Plata.

Vargas añade: " Sin embargo, instalado hoy en una vereda, la del Atlético de Madrid, en la que goza del cariño que supo ganarse en sus tiempos de jugador, Simeone atraviesa una tercera etapa de la que se supone emanará su versión madura. Profesional metódico y severo, sospechado de pasarse de la línea con rigores europeos, o europeizantes ("lo único que no negocio es el esfuerzo", tal su axioma de cabecera) y de imponer sus sistemas tácticos a espaldas de la materia prima disponible, no deja de ser un pichón de gran entrenador. De los que sueñan con amalgamar actitud con aptitud, intensidad con buen pie, atrevimiento en ataque con solidez en defensa. En esa búsqueda perseveran, pues, Simeone y su Atlético de Madrid."

Volver arriba