fcb.portal.reset.password

Guardiola, en la sala de prensa este viernes / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

La filosofía de Josep Guardiola de ir partido a partido no ha cambiado a pesar de la segunda posición actual, a seis puntos del líder. "El partido más importante siempre es el que vendrá, el del Levante", y no el del Real Madrid dentro de una semana. Para el técnico, es clave que el equipo "siga siendo  lo más regular posible". "Todo se reduce a una cosa: jugar tu partido e intentar ganarlo", ha afirmado en rueda de prensa, huyendo de lo que haga o deje de hacer el líder. "No quiero desgastarme con cosas que no dependen de nosotros", ha añadido.

Ser segundo no es nada "atípico"

El técnico también ha querido restar trascendencia a la segunda posición actual. "En el deporte puedes estar detrás. Cuando estás abajo, tienes que tener la ambición de intentar atrapar al primero. Con normalidad. A veces no podrá ser y habremos fallado si nos dejamos algo, pero eso no ha pasado. No hay nada atípico en estar debajo de un equipo tan fuerte", ha asegurado Guardiola. En este sentido, ha recordado las muchas veces que el FC Barcelona se ha encontrado en una situación de no liderazgo como la que se produce ahora.

Una oportunidad para distanciarse

Lo primero, pues, es preparar el encuentro con el Levante, cuarto clasificado, únicamente dos puntos por debajo del Barça. "Ya el año pasado era un equipo muy sólido, muy físico. Empezaron bien y eso ayudó a tranquilizarles. Tenemos una buena oportunidad para distanciarnos de ellos", ha explicado, antes de elogiar a su plantilla, integrada por muchos jugadores con un largo recorrido en Primera.

"Los Comités deciden"

El técnico también ha vuelto a hablar de la amarilla que vio ante el Rayo Gerard Piqué, que finalmente se perderá el duelo ante el Levante, pero no el del Santiago Bernabéu. "Si el Comité de Competición hubiera dicho dos partidos de sanción, hubiera descansado dos. Si hubiera dicho tres, descansaría tres. Acatamos lo que decide el Comité. Siempre ha sido así", ha afirmado. Guardiola también ha dejado claro que en los entrenamientos no se habla ni se prepara nada que tenga que ver con forzar tarjetas o hacer descansar a jugadores para que no las reciban. "Si lo hiciéramos, no hubiera hecho jugar a Alves en la Champions cuando aún no teníamos la primera plaza asegurada", ha declarado.

Volver arriba