fcb.portal.reset.password

PHOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona ya está en cuartos de la Champions. El vigente campeón ha pasado por encima del Bayer 04 Leverkusen en el encuentro de vuelta de los octavos y le ha endosado un 7-1 que, unido al 1-3 de la ida, ha dejado la eliminatoria resuelta por un abultadísimo 10-2. La resistencia de los alemanes, finalistas de la competición hace diez años, ha durado unos 25 minutos, momento en el que Leo Messi ha abierto la cuenta goleadora de los de Guardiola.

Y es que el argentino ha roto este miércoles todas sus estadísticas anotadoras: ha marcado hasta cinco goles, un récord absoluto en la historia de la Champions. Su mano de goles –dos al descanso, tres tras él- ha venido acompañada por otros dos tantos de Tello, que incluso ha rozado el hat-trick.

De esta manera, el FC Barcelona se mete en cuartos por quinta temporada consecutiva, y mantiene la esperanza de convertirse en el primer campeón de la Liga de Campeones que defiende su corona. Mientras tanto, el equipo deja para la historia exhibiciones como la de este miércoles.

El Bayer 04 sale valiente

La primera parte vivida en el Camp Nou no se ha parecido en nada a la del BayArena. Aquí, tal y como había anunciado su técnico, Robin Dutt, el Bayer 04 Leverkusen ha salido a morder desde el pitido inicial. Los alemanes, sin nada que perder, han olvidado el planteamiento ultradefensivo de la ida y han presionado muy arriba a los azulgranas, cerrando bien los espacios durante los diez primeros minutos. En este tiempo, el FC Barcelona no ha rematado ni una vez a puerta. Rarísimo.

Messi, a pares

Tras este período inicial, el conjunto de Guardiola por fin ha logrado hacerse con la posesión y echar atrás al Bayer 04 Leverkusen, que de pronto sólo veía posibilidades de hacer daño a través del contragolpe. En uno de los que ha intentado ha encajado el primer gol de Messi. El argentino ha aprovechado una fenomenal asistencia de Xavi y la defensa avanzada de los alemanes para superar a Leno con una vaselina estratosférica.

Con el 1-0, que ha llegado justo antes de la media hora de juego, el FC Barcelona ha encadenado sus mejores minutos. Fluído en la circulación de balón, ha fabricado el segundo tras recuperación de Mascherano y asistencia de Iniesta. ¿Goleador? Otra vez Messi, que ha dejado a Leno como a una estatua.

Cesc reparte regalos

Llegados a este punto, ya en la segunda mitad y con un 5-1 global en la eliminatoria, alguno podría haber pensado que el FC Barcelona quitaría el pie del acelerador. Pues no. El conjunto de Guardiola ha salido a por más y rápidamente ha encontrado el premio del gol. Su rúbrica ha llevado nuevamente el nombre de Messi, que ha celebrado su hat-trick con otra vaselina –ésta con el pie derecho- tras asistencia de Cesc.

El de Arenys ha sido también el creador del 4-0, que ha llegado instantes después, ya sin Iniesta y Xavi en el campo, que han dejado su sitio a Keita y Tello. El último, precisamente, se ha encontrado en banda izquierda con una autopista hasta la portería y, una vez ahí, ha superado a Leno con un tiro raso.

Más Messi, más Tello

La salida tras la reanudación ha dado para más. En 18 minutos el Barça le ha metido hasta cuatro tantos al Bayer 04 Leverkusen y se ha colocado con un abultado 6-0. El quinto ha llevado nuevamente la firma de Messi, atento a un error defensivo, mientras que el que completaba el set azulgrana ha sido obra de Tello, con la colaboración del portero Leno, poco acertado en la segunda mitad. El Camp Nou, ya con Muniesa sobre el campo, se ha convertido rápidamente en una gran ola. No era para menos.

Repóker de Messi

Y no era para menos, precisamente, porque el Barça ha seguido atacando una y otra vez a pesar de los seis goles. Ya en los compases finales, Messi ha logrado convertirse en el primer jugador de la historia de la Champions que celebra un repóker, gracias a un tiro ajustado al palo desde la frontal. El Bayer 04 Leverkusen, destrozado anímicamente, ha logrado caer con honor gracias a la diana final de Bellarabi. El campeón les había pasado por encima, ya está en cuartos y quiere más. Tiene hambre.

Volver arriba