fcb.portal.reset.password

Cesc, contra el Villarreal / FOTO: ARCHIVO FCB

Fue ante el Nápoles italiano, en el trofeo Joan Gamper, que el centrocampista hizo su primer gol de azulgrana, rematando al fondo de la portería como un clásico delantero centro de los de antes. Desde entonces, Cesc es uno de los mejores goleadores del equipo si tenemos en cuenta el número de goles con los minutos jugados.

Messi, asistente

Los primeros goles, ya en partidos oficiales, llegaron días después. En Mónaco Cesc fusilaba a Helton para marcar el gol de la tranquilidad azulgrana en la final de la Supercopa europea: un remate, el primero, y gol del ex jugador del Arsenal. Messi hizo un pase perfecto. Desde que jugaban juntos en el Cadete A del Club, no habían repetido una acción similar.

El mismo argentino hizo la asistencia del primer gol de Cesc en la Liga en el Camp Nou. Ante el Villarreal, y rozando el descanso, Fábregas marcaba el segundo gol que dejaba el partido encarrilado.

Con la selección española, también

Y este viernes en tierras suizas el romance con el gol siguió su buen camino. Cesc hizo dos para dar la victoria ante Chile en partido amistoso. El primero gracias a un pase increíble de Iniesta que Cesc aprovechó para marcar el gol del empate, y el tercero aprovechando el rechace del portero chileno en el penalti que él mismo había lanzado. Está de suerte, el balón volvió directamente a los pies de Fábregas.

Cambio de rol

El ex capitán del Arsenal y el actual jugador del Barça sólo tienen en común el dorsal que llevan en la espalda. En cuanto al resto, el rol dentro del campo de fútbol no tiene nada que ver. En el Emyrates y en Premier Cesc era el que distribuía el juego 'gunner' y el que hacía el último pase de gol a jugadores como Walcott, Van Persie o Arschavin. Ahora, de azulgrana, Cesc no sólo sigue construyendo y dando asistencias, sino que el gol es también parte de su fútbol. El mejor Cesc, pues, ha vuelto.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();