fcb.portal.reset.password

Cuenca, en rueda de prensa / FOTO: ARCHIVO FCB

En poco tiempo ha pasado de estar cedido al Sabadell, en la Segunda División B, a convertirse en jugador del primer equipo del Barça, habiendo pasado primero por el filial. Posiblemente, Isaac Cuenca poco se podría imaginar el día de su debut oficial con la camiseta de la primera plantilla, el 20 de octubre de 2011, contra el Viktoria Pilsen en la Liga de Campeones, que Josep Guardiola lo incluiría en el once inicial en la vuelta de los cuartos de final ante el Milan. "No tengo tiempo ni para pensar en ello. Estoy disfrutando del momento y cada día intento mejorar para ayudar al equipo y, a la vez, ser mejor jugador", comenta Cuenca sobre el momento que está viviendo.

Centrado en ayudar al equipo

Para el extremo barcelonista, que Josep Guardiola lo escogiera para estar en el once inicial ante el Milan fue toda una sorpresa: "Sentí una alegría muy grande, y la verdad es que no me lo esperaba para nada. Cuando se me comunicó que jugaría me hizo mucha ilusión. Estoy muy contento." En esta misma línea, Cuenca ha explicado que, una vez un jugador sabe que entra en el once," da igual quién tengas delante". "Sólo piensas en hacer las cosas de la mejor manera posible para ayudar al equipo", ha añadido.

La rápida evolución de su carrera deportiva no ha hecho cambiar para nada su día a día: "Juego en estadios más grandes y con más público, y ahora la gente me reconoce más por la calle, pero mi vida no ha cambiado."

Totalmente ajeno a los comentarios que se puedan hacer sobre las actuaciones arbitrales, y feliz por haber logrado la que es la quinta clasificación consecutiva para unas semifinales de la Liga de Campeones, Cuenca comenta que se fija más "en lo que hemos hecho que en el que puedan decir desde fuera". Y añade: "Nosotros nos dedicamos a jugar de la mejor manera posible y no pensamos en otras cosas. Estamos muy contentos por ir haciendo historia."

Volver arriba
_satellite.pageBottom();