fcb.portal.reset.password

Paulino Alcántara / FOTO: ARCHIVO FCB

Fue el 25 de febrero de 1912 cuando Paulino Alcántara, un chaval filipino de 15 años, marcó tres goles en su estreno con el primer equipo del Barça. Cuando se retiró, en 1927, totalizaba 369 dianas en 357 partidos (oficiales y amistosos) con la camiseta azulgrana.

Primer partido y 'hat-trick' con 15 años

Nacido en 1896 en Filipinas, de padre español y madre filipina, Alcántara llegó a la Ciudad Condal con tan sólo tres años, justo cuando Joan Gamper y sus amigos fundaban el FC Barcelona. En 1910 ingresó en el equipo infantil del FC Barcelona, ​​donde pronto deslumbró a todos con su prodigiosa capacidad realizadora. A pesar de su extrema juventud, su salto al primer equipo era cuestión de poco tiempo.

Así, el 25 de febrero de 1912 ya debutó con el primer equipo en el partido del Campeonato de Catalunya disputado en el campo de la calle de la Industria ante el Català Sporting Club. El Barça venció por 9-0 y Alcántara inició su cuenta realizadora con sus primeros tres goles, y estableció así ese día un récord que aún hoy perdura, como es el del jugador más joven en debutar y marcar en un partido oficial del Barça.

Cabe decir que aquel fue un encuentro con escaso público (unos cientos de espectadores), pero los aficionados culés que estaban sentados en la tapia del campo se lo pasaron en grande y no daban crédito de cómo un muchacho tan poca cosa podía disparar aquellos terroríficos cañonazos.

El hombre de los goles inverosímiles

Y es que, aunque aparentemente su aspecto físico era precario, Alcántara fue ya desde su época de infantil un futbolista muy profesional y sacrificado. Posteriormente, los estudios de medicina le ayudaron bastante en este sentido, como también su conocimiento de las técnicas más modernas de entrenamiento. Es verdad que su apariencia era débil, pero su tren inferior era extraordinario, lo que le facultaba para tener un disparo potentísimo. Su pintoresca figura, con un gran pañuelo blanco colgando de los pantalones, lo convirtió en el primer jugador mediático de la historia del FC Barcelona.

A partir del año 1922 fue conocido con el apelativo de Romperedes porque en un partido con la selección española agujereó la red rival con un terrible cañonazo, pero antes de ese día ya había demostrado de qué era capaz. Fue el 13 de abril de 1919 cuando Alcántara consiguió lo que ha pasado a la historia como "el gol del policía", en un partido en el campo de las Corts ante la Real Sociedad. Un disparo terrorífico del delantero filipino iba a introducirse dentro del marco donostiarra cuando un policía tuvo la ocurrencia de interponerse en su camino. Finalmente balón y agente acabaron dentro de la portería.

Un recuerdo que perdura en Barcelona y en las Filipinas

Dedicado plenamente a la Medicina (de hecho, desde mediados de los años veinte era un médico que jugaba al fútbol), Alcántara colgó las botas en 1927. Murió en Barcelona en 1964 y reposa en el cementerio de Les Corts, al lado mismo del Camp Nou. En 2007 la FIFA lo nombró mejor futbolista asiático de todos los tiempos. Para los barcelonistas eso es un orgullo absoluto, como también para los filipinos. No en vano, actualmente las islas Filipinas se encuentran en plena campaña de activación de la pasión por el fútbol, ​​y para el pueblo 'pinoy' no hay mejor héroe o leyenda futbolística que Paulino Alcántara.

Volver arriba