fcb.portal.reset.password

Gonzalvo III y Panizo se saludan antes de empezar el partido / FOTO: ARCHIVO FCB

Imagen de un partido del año 1958 / FOTO: ARCHIVO FCB

Cuando en 1898 un grupo de jóvenes deportistas vascos fundaron en el gimnasio Zamacois el Athletic Club sólo quedaba un año para que en 1899 otro grupo de 'sportsmen' catalanes y extranjeros encabezados por Joan Gamper pusieran en marcha el FC Barcelona en otro gimnasio, el Solé. A continuación os ofrecemos una miscelánea de anécdotas antiguas referidas a estos dos clubes históricos:

- El primer contacto entre las dos aficiones tuvo lugar el 15 de mayo de 1902 en Madrid con motivo de la disputa de la final del torneo de fútbol de las fiestas de coronación de Alfonso XIII entre Barça y Vizcaya, un combinado de jugadores del Athletic Club y el Bilbao FC. Los vascos ganaron 2 a 1 y la convivencia entre los aficionados fue bastante modélica. Así, desde Bilbao se pidió a los ciudadanos que fueran a recibir a la estación a los campeones, "que han ganado al mejor equipo del mundo, el Foot Ball Club Barcelona". La nota discordante la puso un ciudadano catalán residente en Bilbao que ciertamente no era aficionado al fútbol, ya que dijo: "No entiendo cómo pueblos como el catalán y el vasco, tan serios y trabajadores, disputen nada a patadas".

- Los primeros "reventas" aparecieron en el campo de la calle Industria, en el partido amistoso Barça-Athletic Club (2 de enero de 1916), que generó una enorme expectación. Dos mil personas se quedaron sin poder entrar en el campo y en las cercanías los revendedores colocaron entradas que en taquillas costaban seis reales por un desorbitado precio de cinco pesetas. Y es que el público barcelonés estaba entusiasmado con la perspectiva de ver al mítico goleador vasco Rafael Moreno 'Pichichi', que curiosamente no marcó, como tampoco lo hizo el también legendario Paulino Alcántara. El Barça ganó por 1-0, con gol de Alfred Massana.

- El 7 de mayo de aquel 1916 el Athletic ganaba en el campo del Espanyol (en la calle Muntaner) la final del Campeonato de España al Real Madrid por 4 a 0. En las gradas, miles de aficionados barcelonistas apoyaron al equipo vasco y al finalizar el partido celebraron la victoria por las calles de la Ciudad Condal.

- El 21 de febrero de 1928 se disputó en San Mamés un partido entre el Athletic y el Barça correspondiente al Torneo de Campeones 1927/28. Hasta ese día los azulgranas nunca habían conseguido ganar en la Catedral, pero la maldición se rompió gracias a un solitario gol del delantero barcelonés Josep Sastre (0-1). Los aficionados vascos se no se podían creer que su equipo hubiera sido derrotado por los azulgranas a domicilio, pero un diario de Bilbao disculpó al Athletic por su derrota aduciendo que el autor del gol barcelonista era vasco, "como así lo denotaban sus maneras futbolísticas, sus facciones y su envergadura".

- El 8 de febrero de 1931 el Barça recibió la mayor goleada de la historia de la Liga. Aquel día el Athletic de Bilbao consiguió en San Mamés un inverosímil 12-1 contra el equipo azulgrana, que no era malo ni mucho menos, ya que contaba con una delantera de lujo formada por Piera, Sastre, Goiburu, Arnau y Parera. De hecho, al final de la temporada el Barça quedó a sólo un punto del campeón, el mismo Athletic. Pero ese día los jugadores barcelonistas, enfrentados con la directiva, hicieron una huelga de "piernas caídas".

- En la temporada 1941/42 el Barça tuvo una actuación poco lucida en la Liga, pero sin embargo el final de la campaña fue feliz: el 21 de junio de 1942 se adjudicó la Copa de España al derrotar en la final, en Madrid, al Athletic Club por 4-3 y pocos días después, el 28 de junio de 1942, se salvó en la promoción de bajar a Segunda División al vencer también en Madrid al Real Murcia por 5-1. Un periodista vasco escribió que por las calles de Bilbao se seguía con angustia la suerte del Barça en aquel partido y que la gente suspiraba "menos mal" cuando sabían que el equipo barcelonista se había salvado del descenso.

-Durante la década de los cincuenta el técnico eslovaco Fernando Daucik triunfó tanto en el Barça como en el Athletic. Así, desde 1950 a 1954 fue el míster del mítico equipo azulgrana de las Cinco Copas que lideraba su cuñado Ladislao Kubala. En aquella época gloriosa, el Barça ganó dos Ligas (51/52 y 52/53), una Copa Latina (1952) y tres Copas de España (50/51, 51/52 y 52/53). La mala temporada 1953/54 propició su marcha al Athletic, donde llevó a cabo la renovación de aquel equipo legendario la delantera del cual estaba formada por Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza. El éxito le acompañó, ya que entre 1954 y 1957 consiguió con los leones una Liga (55/56) y dos Copas (54/55 y 55/56).

-El año 1960 el Athletic traspasó al defensa Jesús Garay en el Barça. Con el dinero conseguido pudo construir una nueva tribuna en San Mamés, que por este motivo fue conocida popularmente por Tribuna Garay.

-El capitán barcelonista Johan Cruyff llevó por primera vez la bandera catalana como brazalete distintivo el 1 de febrero de 1976, en un partido disputado en el Camp Nou ante el Athletic Club. Entonces el país estaba inmerso en los inicios de la transición democrática.

RAFAEL MORENO ARANZADI, ‘PICHICHI’ (1892-1922)

El trofeo Pichichi al máximo goleador de la Liga se instauró la temporada 1952-53 en memoria del interior derecho del Athletic Club Rafael Moreno, 'Pichichi', que fue uno de los primeros grandes goleadores en la historia del fútbol español -el otro fue el barcelonista Paulino Alcántara- defendiendo la camiseta del Athletic entre 1911 y 1921. Nacido en Bilbao el 8 de agosto de 1892, Moreno fue conocido por 'Pichichi' desde juvenil, cuando fue bautizado así por ser el más pequeño del equipo. Los aficionados vascos lo tenían como un símbolo viviente del Athletic, inconfundible con su pañuelo de cuatro nudos encasquetado en la cabeza. Con los leones ganó cuatro Campeonatos de España, en los años 1914, 1915, 1916 y 1921.

Colgó las botas en 1921, pocos meses antes de morir el 1 de marzo de 1922 a causa del tifus con sólo 29 años. Su memoria perdurará para siempre gracias al cuadro 'Idilio en los campos de sport' que le dedicó el famoso pintor vasco Aurelio Arteta, a un busto de bronce obra de Quintín de la Torre erigido en San Mamés en el año 1926 y a la novela de Juan Antonio de Zunzunegui Chiripi (1931), una transposición literaria del mítico futbolista y del ambiente de aquella época.

Volver arriba