fcb.portal.reset.password

Adriano ha anotado los dos primeros goles del Barça / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona jugará la cuarta final del Mundial de Clubs de su historia tras superar con contundencia al Al-Sadd qatarí en semifinales. La superioridad ha sido aplastante de principio a fin, con Adriano (2), Keita y Maxwell como goleadores, en un día en el que la grave lesión de David Villa ha aguado el triunfo azulgrana. El Al-Sadd, campeón asiático, únicamente ha logrado rematar en una ocasión entre los tres palos en todo el partido.

Ahora, el reto es alzarse este domingo con el segundo título, tras el logrado el 2009 en Abu Dhabi. Para ello, el equipo deberá superar al Santos brasileño en la gran final.

Un asedio sin igual

El monólogo azulgrana no se ha hecho esperar. El Barça, infinitamente superior al rival, ha tenido toda la posesión desde el pitido inicial y siempre ha podido jugar cómodamente cerca del área contraria. El Al-Sadd ha defendido con los once hombres muy metidos en su mitad de campo, sacrificando cualquier opción de posible contragolpe, una bendición para la tranquilidad de Guardiola y los suyos. De esta manera, y con Pedro muy activo por banda izquierda, era cuestión de tiempo que llegara el primero.

Dos de Adriano

Ha sido Adriano quien ha inaugurado el marcador, en una acción catastrófica entre Belhadj y el portero Mohamed, que no se han entendido en una cesión a un metro de la línea de gol. La buena presión del brasileño le ha permitido marcar con la rodilla cuando el guardameta se disponía a rechazar. No ha sido el gol más bonito del año, pero contaba igual. Con la ventaja en el marcador, ha llegado la grave lesión de Villa, sustituido por Alexis, y también el segundo tanto de Adriano. Esta vez, su tanto sí ha sido bello, tras un lanzamiento cruzado desde dentro del área. Doblete del brasileño.

Keita y Maxwell aseguran el triunfo

La seguridad en el marcador ha permitido al Barça encarar la segunda mitad con toda la tranquilidad del mundo. El partido se desarrollaba tal y como lo había imaginado el conjunto azulgrana, asentado en campo rival, triangulando con comodidad y llegando repetidamente a la meta de Mohamed, que nada ha podido hacer ante el sutil remate de Keita. Era el 0-3.

Poco después, llegaría el cuarto, obra de Maxwell, tras una internada por la izquierda. Han sido las primeras dianas de la temporada tanto de Keita como de Maxwell, la rúbrica perfecta a un triunfo que deja el segundo Mundial de Clubs a un único paso. El del domingo (11.30 horas, GMT+1), contra el Santos.

Volver arriba