null

La temporada 2013/14 fue complicada para el FC Barcelona. Nada más comenzarla, Tito Vilanova tuvo que dejar su cargo de entrenador debido a su enfermedad, lo que obligó a buscar un nuevo técnico en plena pretemporada. El argentino Gerardo Martino fue el hombre elegido por el Club.

Un inicio esperanzador

A pesar de los cambios las cosas comenzaron bien en el ámbito deportivo. El FC Barcelona logró la Supercopa de España tras imponerse -gracias a dos empates - al Atlético de Madrid (1-1 y 0-0). También en la Liga los resultados acompañaron durante todo el primer tramo de temporada. El Barça ganó todos sus partidos hasta el encuentro correspondiente a la novena jornada en Pamplona (0-0). Luego también se llevó el Clásico del Camp Nou (2-1).

Los azulgranas, líderes hasta la jornada 21, también arrancaron con buen pie en Europa y en la Copa. A pesar de la lesión de Leo Messi en noviembre, que le mantuvo fuera de los terrenos de juego hasta enero, el Barça finalizó la fase de grupos de la Champions en la primera posición, por delante del AC Milan, el Celtic y el Ajax. En la Copa, por otra parte, Cartagena, Getafe, Levante y Real Sociedad fueron los rivales superados antes de asegurar, en el mes de febrero, una plaza para la final del 16 de abril.

Bajón en la segunda vuelta

Las cosas comenzaron a empeorar a partir de 2014. Una lesión de Neymar Jr, que tuvo que convivir con un montón de ruido externo sobre su fichaje, la dimisión del presidente Sandro Rosell y una nueva grave lesión -la de Valdés, que se lesionaba en la rodilla y decía adiós a la temporada- dificultaron los meses finales del curso.

Los resultados dejaron de ser los mismos que en la primera vuelta y el equipo perdió el liderato tras 59 jornadas consecutivas en lo más alto de la tabla. Ni una nueva victoria en el Bernabéu (3-4) permitió al Barça asegurar el liderato en las últimas jornadas. Los pinchazos en Anoeta (3-1), Valladolid (1-0) y Granada (1-0), entre otros, otorgaron una ligera ventaja de puntos al Atlético de Madrid del 'Cholo' Simeone.

Los colchoneros, precisamente, fueron los verdugos del Barça en la Liga de Campeones. Una igualada eliminatoria en cuartos acabó con los azulgranas eliminados con un 2-1 global (1-1 en el Camp Nou y 1-0 en el Calderón), tras haberse deshecho del City en octavos.

En la final de Copa, un gol de Gareth Bale a pocos minutos para la conclusión decidió el título en Mestalla. De nada había servido la diana de Bartra, uno de los hombres importantes durante abril y mayo, una vez conocida una nueva lesión de peso, la de Gerard Piqué.

Adiós, Tito

Al FC Barcelona le esperaban dos últimas malas noticias. La primera fue la muerte de Tito Vilanova el 25 de abril. El adiós del ex entrenador azulgrana dejó muy tocada a una plantilla que, pese a todo, siguió optando a la Liga hasta la última jornada. Una victoria contra el Atlético de Madrid habría asegurado el título para los culés, pero los colchoneros lograron un empate en el Camp Nou (1-1), suficiente para ganar su primera Liga en 17 años. La Copa y también la Liga se habían escapado en el último partido de un año muy complicado en Can Barça.