null

Santos

Ayer
La última vez que el Santos se había situado en posición de brillar en el panorama internacional fue hace mucho tiempo, y con un equipo más que especial: entre los innumerables títulos alzados por O Peixe durante la "era Pelé", destacan las dos Copas Libertadores de 1962 y 1963, que llevaron a continuación al club a sendas victorias históricas en la extinta Copa Intercontinental, ante el Benfica de Eusébio y el Milan de Gianni Rivera respectivamente.

Hoy
Casi cincuenta años después de la época dorada del Santos en el escenario internacional, la generación de Neymar y Paulo Henrique Ganso ha conseguido inscribir también su nombre en la historia del club, al conducirlo de nuevo a lo más alto de Sudamérica. Tras un 2010 en el que encandiló a su país al adjudicarse el Campeonato Paulista y la Copa de Brasil, los muchachos se reforzaron con jugadores de la experiencia de Léo y Elano para conseguir un segundo trofeo estatal y, sobre todo, la Copa Libertadores ante el Peñarol. Ahora su sueño es coronar esta etapa con el mayor título de todos, en Japón.

¿Y mañana?
Cuando sus dos principales figuras tienen menos de 22 años, los conceptos de "presente" y "futuro" tienden a confundirse. A pesar de la insistencia de pesos pesados del fútbol europeo por hacerse con sus servicios, Neymar y Paulo Henrique Ganso están plenamente concentrados en la misión de conquistar la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. Y, en cualquier caso, la cantera del Santos continúa funcionando a pleno ritmo, como demuestran los jugadores que aporta a las categorías inferiores de Brasil.

 

Clasificación en cifras
Al contrario de lo que sucedió en la Copa de Brasil de 2010 —cuando se proclamó campeón tras infligir escandalosas goleadas a sus rivales—, la campaña de la Copa Libertadores fue de las más duras: tras un periodo de crisis, que culminó con la salida del técnico Adílson Batista y la llegada de Muricy Ramalho, el Santos acabó en el segundo puesto del Grupo 5 de la primera fase, detrás del Cerro Porteño, y alcanzó las eliminatorias con el 9º mejor registro de todos los clasificados.

En la segunda fase, la tarea no resultó más fácil: el equipo ganó sus cuatro compromisos por un solo gol de diferencia, en octavos ante el América mexicano (1-0 en el tanteo global de los dos partidos), en cuartos frente al Once Caldas (2-1), en semifinales contra el propio Cerro Porteño (4-3) y, por último, en la final ante el Peñarol uruguayo (2-1).

Números que hablan...
11: si bien tuvo que emplearse a fondo, en los momentos decisivos el Santos de Muricy Ramalho mostró su efectividad. Entre los tres últimos encuentros de la fase de grupos y toda la ronda de eliminatorias, terminó la Copa Libertadores con nada menos que 11 partidos sin conocer la derrota.

FUENTE: fifa.com