null

El equipo se despidió de sus opciones al título el día de la derrota con el Madrid (1-2) / FOTO: FCB

La Liga de la temporada 2011/12 no pudo ser azulgrana. El conjunto de Josep Guardiola, que buscaba la cuarta consecutiva, se topó con un Madrid impecable que sumó hasta 100 puntos, nueve más que un Barça que rozó la excelencia, sobre todo en el Camp Nou, donde sumó 52 de 57 puntos posibles. Lejos de Barcelona, en cambio, es donde el equipo perdió la Liga.

Muy temprano tropezó en los campos de la Real Sociedad (2-2), el Valencia (2-2) y el Athletic Club (2-2), siempre con muy mala suerte, y más adelante también contra el Getafe (1-0), el Espanyol (1-1), el Villarreal (0-0) y el Osasuna (3-2). Estas pérdidas de puntos provocaron que el Barça se situara a 10 puntos del líder nada más iniciarse la segunda vuelta. Y eso que el equipo se había exhibido en el Santiago Bernabéu (1-3) antes de viajar a Japón.

Remontada incompleta

A partir de este momento, a pesar de las graves lesiones de Afellay, Villa y Fontàs y la enfermedad de Abidal, el FC Barcelona encadenó un total de once victorias consecutivas que permitieron reducir las distancias hasta los 4 puntos. A falta de cuatro jornadas para el final, llegaba la hora del Clásico del Camp Nou, resuelto con triunfo blanco por la mínima (1-2).

Los últimos partidos de una Liga sentenciada sirvieron para que Víctor Valdés y Leo Messi se aseguraran, respectivamente, el Trofeo Zamora y el Trofeo Pichichi.