null

Xavi, durante el discurso / MIGUEL RUIZ - FCB

"En primer lugar, me gustaría dar las gracias uno por uno a todos los socios y aficionados del Barça. A todos aquellos que en el Camp Nou, en la calle, en un restaurante o en un semáforo me han hecho sentir su afecto últimamente.

Que sepáis que os estoy muy agradecido a todos, a todos los que me habéis pedido que me quede, a todos los que habéis coreado mi nombre en el Estadi, a todos los que me habéis hecho sentir su afecto y a todos los que me habéis dado las gracias. Pero quien está realmente agradecido soy yo.

Y gracias, por todo, al Barça. Llegué aquí hace casi 25 años, cuando era un niño de sólo 11, de Terrassa, que, como la mayoría de niños de mi edad, soñaba con ser futbolista: debo confesar que ni en el mejor de mis sueños podía imaginar todo lo que he vivido después. Ahora miro atrás y puedo decir que he sido y soy inmensamente feliz.

Sólo tengo palabras de agradecimiento para todos los técnicos que tuve en la cantera, desde los primeros, como Asensi o Manolo Lobo, hasta el último en el Barça B, Josep Maria Gonzalvo.

Tuve la suerte de coincidir con Joan Vilà. Joan, soy lo que soy gracias a ti. Gracias, de verdad. Nunca podré devolverte lo que has hecho por mí. Fuiste mi entrenador durante cuatro años y la persona clave en mi formación. Me enseñaste todo, cambiaste mi forma de jugar y de entender el juego. Antes de entrenar contigo disfrutaba y me lo pasaba muy bien, pero realmente todos los conceptos del juego, los movimientos en ataque, en defensa ..., todo me lo enseñaste tú.

Aquí me formé como futbolista, pero también como persona y he tenido la suerte de hacer muchos amigos a lo largo de estos 25 años. Los títulos o los reconocimientos no son nada comparados con las risas y los amigos, porque al final eso es lo más bonito que me llevo después de tantos años en el vestuario.

Me crié con la Quinta del Troya, mis compañeros inseparables desde el Infantil. Con Bermudo, David Prats, Sergio 'Piveti', Antonio Hidalgo y Lobito. Con ellos compartí mi infancia. 20 años después aún seguimos siendo amigos.

A todos los presidentes que he tenido: Presidente Núñez, Presidente Gaspart, Presidente Laporta, Presidente Rosell y Presidente Bartomeu, os habéis portado muy bien conmigo y puedo presumir de tener una buena relación con todos ellos.

Como también con mis entrenadores, incluso con los que estuve menos tiempo como Antic, Serra Ferrer, Charly o el Tata.

Quiero dar las gracias a Van Gaal por su confianza absoluta en mí. Gracias también a Rijkaard, que me dijo que tenía que ser un referente. Gracias a Pep, todo un referente para mí ya como jugador y luego como entrenador. Gracias a Tito, que fue un padre futbolístico para mí. Siempre lo llevaré en el corazón.

Y gracias también a Luis Enrique y a Andoni Zubizarreta, que me acabaron de convencer para que no me marchara el año pasado. Suerte que no lo hice, sino ahora me estaría estirando de los pelos.

Llevo media vida en el Camp Nou y he tenido la suerte de convivir con grandes jugadores y con grandes personas. Con algunos, como es el caso de Gabri, Oleguer, Jorquera, Ezquerro y Marc Crosas, hemos formado un grupo.

Me pasaría horas diciendo nombres y hablando de la gente con la que he compartido vestuario, empezando por todos los compañeros de la plantilla actual y todos los grandes amigos que he ido haciendo en todas mis etapas. Gracias a todos.

También quiero hablar de gente como el Alejandro Echevarria, Txema Corbella, Carlos Naval, José Antonio ibarz, Emili Ricart, el doctor Pruna, Jaume Munill, Gabri Galán o tantos otros, con los que ha nacido una amistad que perdurará con el tiempo. Sería muy injusto hablar sólo de entrenadores o jugadores, porque el vestuario también son ellos y también son unos cracks.

Aunque de la selección ya me despedí en su momento, quería tener también un recuerdo especial para la gente de La Roja, donde he crecido y he disfrutado como un niño pequeño. Y en especial a la memoria de Luis Aragonés, con quien tantas horas pasé y que lo cambió todo. "Míster, allá donde quiera que esté que sepa que nunca podré agradecerle lo mucho que hizo por mí".

Y també gracias a Camacho, a Iñaki Sáez y a Vicente del Bosque. Al presidente Villar y a María José Claramunt, gracias de corazón.

Y he dejado para el final a los mios, a los incondicionales, los que han estado siempre conmigo, en los buenos momentos y en los malos.

Gracias a Ivan Corretja, por todo lo que me has ayudado en mi carrera. A los amigos de Terrassa, que están por ahí sentados, Cholo, Ruben, German, Putxu, Marta, Justri, Sergio, René y Xavi Juárez. Gracias porque siempre han estado a mi lado.

Gracias también a mi grupo de S'Agaró, que me habéis hecho sentir uno más desde el primer día, al igual que mis suegros y mi cuñada.

Gracias a mis hermanos, Alex, Oscar y Ariadna, sois mi vida, mi pilar fundamental. Si ahora estoy aquí es por vosotros.

Gracias a mis padres. Gracias, papá, por tus consejos. No sé qué habría sido de mí si no hubieras estado a mi lado. "Abre los ojos, estás en el Barça, este tren sólo pasa una vez", me decías siempre. Aun ahora me acuerdo de estas palabras. Gracias de todo corazón. Y gracias, mamá, porque si no fuera por ti ya hace muchos años que habría marchado del Barça y ahora mismo no estaríamos aquí. Gracias por insistir, por creer siempre en mí y amarme como has hecho siempre. Sois los mejores padres que uno puede tener.

Y por último quiero dar las gracias a mi mujer, Nuria, la persona más importante de mi vida. Nos vamos los dos a Qatar, pero pronto seremos tres. Todavía no sabemos el nombre ni qué número de socio tendrá, pero sabemos que seremos tres culés en Qatar.

Vuelvo al principio. Gracias al Barça y a todos los que hacen posible el Barça. Estaré eternamente agradecido a este Club por todo lo que me ha dado. Y antes de partir espero levantar otra copa este sábado en Berlín. Espero que esto no sea un adiós, sino un hasta pronto.

Visca el Barça y Visca Catalunya"