La temporada 2015/16 ha sido un año lleno de triunfos para el FC Barcelona, con la consecución de cuatro títulos (Supercopa de Europa, Mundial de Clubes, Liga y Copa del Rey), incluyendo un nuevo doblete (Liga y Copa del Rey), el séptimo en la historia del Club. El equipo dirigido por Luis Enrique se confirmó como mejor equipo del mundo del año 2015, tras superar a River Plate en el Mundial de Clubes. Además, este curso también será recordado por la histórica racha de 39 partidos sin conocer la derrota, con la que se superaron los 34 partidos del Real Madrid invicto de Leo Beenhakker, y se estableció así un nuevo hito en el fútbol español.

La temporada també ens ha deixat un nou rècord golejador del trident, que ha superat en 131 gols la seva pròpia marca de 122 dianes assolides la temporada 2014/15. Bona part d’aquestes dianes porten la rúbrica de Luis Suárez, que ha aconseguit la Bota d’Or –que premia el millor golejador de les Lligues europees- i el Pitxitxi de la Lliga espanyola, després d’anotar 40 gols a la competició domèstica. Les úniques notes negatives de la temporada han estat les derrotes sofertes a la Supercopa d’Espanya a mans de l’Athletic de Bilbao, i l’eliminació als quarts de final de la Lliga de Campions contra l’Atlètic de Madrid, posterior finalista de la competició.

La temporada también nos ha dejado un nuevo récord goleador del tridente, que ha superado con 131 goles su propia marca de 122 dianas logradas la temporada 2014/15. Buena parte de estas dianas llevan la rúbrica de Luis Suárez, que ha conseguido la Bota de Oro -que premia al mejor goleador de las Ligas europeas- y el Pichichi de la Liga española, tras anotar 40 goles en la competición doméstica. Las únicas notas negativas de la temporada han sido las derrotas sufridas en la Supercopa de España a manos del Athletic de Bilbao, y la eliminación en los cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Atlético de Madrid, posterior finalista la competición.

En agosto, Supercampeones de Europa; en diciembre, campeones del Mundo

El primer título de la temporada, la Supercopa de Europa, se consiguió en agosto a Tiflis, tras superar al Sevilla (5-4) en un partido vibrante que se decidió en la prórroga. Andrés Iniesta, sin embargo, no se quedó ahí, ya que levantó el segundo trofeo de la temporada en diciembre en Japón, donde el equipo superó al River Plate argentino (0-3) en la final del Mundial de Clubes. El Barça se clasificó para la final de esta competición tras eliminar, en las semifinales y también por 0-3 con un hat-trick de Luis Suárez, al Guangzou Evergrande chino entrenado por el entrenador brasileño Felipe Scolari.

Eliminados de la Liga de Campeones por uno de los finalistas

El Barça defendía el título de Campeón de Europa conseguido ante la Juventus (1-3) en Berlín, y en la fase de grupos quedó encuadrado en el grupo E con la Roma, el Bayer 04 Leverkusen y el Bate Borisov. El equipo superó con solvencia la primera fase del torneo y se clasificó para los octavos de final como primero de grupo con 14 puntos, más del doble que la Roma, que se clasificó tras sumar seis.

En la siguiente ronda, el sorteo emparejó al equipo con el Arsenal. Los de Luis Enrique, liderados por Messi, ganaron los dos enfrentamientos (0-2 y 3-1) y accedieron a los cuartos de final, en la que el azar estableció un cruce contra el Atlético de Madrid. El Barça, a pesar de ganar el primer partido en el Camp Nou (2-1, con doblete de Suárez) no pudo hacer valer la ventaja y cayó en el Vicente Calderón por 2-0 tras dos goles anotados por Antoine Griezmann , que clasificó al conjunto colchonero para las semifinales, dejando fuera al conjunto azulgrana de la competición.

En mayo, reacción y doblete

Después de dominar la competición con mano de hierro desde la jornada 11, un mal tramo final de temporada hizo desaparecer la ventaja de hasta 11 puntos por encima del Atlético de Madrid y de 12 respecto al Real Madrid, dejando la consecución del título para los tres últimos partidos de la temporada. Allí el FC Barcelona no falló y, con un parcial de 24-0, sacó adelante las últimas jornadas de la competición para conseguir el título de Liga en la última jornada en el campo del Granada (0-3), con un triplete de Luis Suárez, que redondeaba con 40 goles su trofeo Pichichi.

Una semana después, los jugadores de Luis Enrique levantaron la Copa del Rey (0-2) en el Vicente Calderón contra el Sevilla gracias a los goles de Jordi Alba y Neymar Jr a la prórroga. El equipo se clasificó para la final tras superar al Villanovense (0-0 y 6-1) en los dieciseisavos; al Espanyol (4-1 y 0-2) en los octavos de finales; al Athletic Club (1-2 y 3-1) en los cuartos de final; y al Valencia (7-0 y 1-1) en las semifinales. De esta manera, con el triunfo ante el equipo de Nervión, los de Luis Enrique cerraban una temporada capicúa, en el que ganaron un título en el Sevilla de Unai Emery, tal como habían hecho en el mes de agosto.

Una racha y un tridente para la historia

Asimismo, este curso futbolístico también ha pasado a la historia por la racha histórica de imbatibilidad de 39 partidos alcanzada entre los meses de octubre de 2015 y abril de 2016. De estos 39 partidos invictos, el equipo ganó 32, anotó 122 goles y encajó sólo 23. Es decir, la racha se cerró con un balance favorable de +99 goles. De los 32 triunfos, 18 terminaron en goleada. Destacan el 0-4 en el Bernabéu en la Liga, el 6-1 a la Roma en la fase de grupos de la Liga de Campeones y el 7-0 contra el Valencia en las semifinales de la Copa, entre otros. Y gran parte del mérito de este hito increíble es del tridente, que este año ha vuelto a batir su récord goleador con 131 goles, superando así los 122 que anotó la pasada temporada. De estas 131 dianas, 59 han sido obra de Luis Suárez, 41 llevan la firma de Messi y Neymar Jr ha encontrado el camino de la red en 31 ocasiones.