fcb.portal.reset.password

El Benjamín C posa con los chicos y chicas de la Fundació Itinerarium. | VÍCTOR SALGADO

El Benjamín C ha protagonizado una experiencia humana inolvidable. Los jóvenes jugadores azulgranas, acompañados por sus entrenadores Albert Puig y Pol Planas, han compartido el entrenamiento con un grupo formado por ocho chicos y chicas con necesidades especiales de la Fundación Itinerarium con los que el próximo domingo 4 de diciembre disputarán el II Día del fútbol Inclusivo en el Campo de la Unificación Bellvitge de Hospitalet. El entrenamiento ha sido tan emotivo que al final del mismo, cuando Albert Puig les ha preguntado a sus jugadores que habían aprendido, las respuestas han sido muy sinceras: "trabajar en equipo", "a confiar en el compañero" y, sobre todo, "la enorme dificultad que tiene jugar al fútbol cuando estás ciego". La experiencia, por tanto, ha valido la pena.

Todos, jugadores del Benjamín C y los chicos y chicas de la Fundación Itinerarium, se volverán a encontrar el próximo domingo en Hospitalet en el II Día del Fútbol Inclusivo. Cada equipo que participa en esta jornada tan especial estará formado por 8 jugadores: 4 jugadores con necesidades especiales y 4 sin. El último partido que se jugará será el que enfrente al FC Barcelona y el Unificación Bellvitge (12.00 h). Anna Vives, la chica con Síndrome de Down que creó su propia tipografía de letra y gran barcelonista, jugará con el Barça.

Han conocido las reglas

Los jugadores del Benjamín C han conocido en este entrenamiento las reglas de este deporte. Han descubierto que, por ejemplo, no hay fueras de banda y que cada vez que los ocho jugadores del equipo tocan la pelota, en un ejemplo de juego colectivo, se decreta un penalti a favor. Todo siempre con el objetivo de favorecer la integración de niños y niñas con necesidades especiales (personas ciegas, sordas, con movilidad reducida, Síndrome de Down o con dificultades intelectuales / mentales) y concienciar a las entidades deportivas de la importancia de integrar equipos inclusivos en sus clubs. En este entrenamiento, uno de los momentos más emocionantes ha sido cuando los jugadores del Benjamín C se han puesto un antifaz y, a ciegas, han sido los chicos de la Fundación Itinerarium quienes los han guiado para poder controlar el balón. Ha sido el ejemplo perfecto de lo que supone el trabajo en equipo y la integración a través del deporte. El domingo, en Hospitalet, viviremos la segunda parte de esta extraordinaria experiencia en el II Día del Fútbol Inclusivo.

Volver arriba