fcb.portal.reset.password

Marc Guiu, Pablo Moreno, Nils Mortimer y Kun han sido los pichichis del fútbol formativo amateur esta temporada. | FCB

Los jugadores del fútbol formativo amateur del Barça han gritado gol un total de 312 veces más que en la temporada 2014/2015. Es una consecuencia directa del fútbol ofensivo que practican los 13 equipos que el Barça tiene en las categorías cadete, infantil, alevín, benjamín y prebenjamín. Es el ADN Barça en estado puro. El fútbol formativo amateur azulgrana marcó 1.848 goles la temporada 2014/15. Una cifra importante de 4,7 goles por partido. Esta temporada se han mejorado los números. Los 13 equipos del Barça han anotado 2.160 goles. Una cifra que supone 5,5 goles por partido. El Barça, además, ha colocado a cuatro jugadores como máximo realizadores de su categoría: Kun Temenuzhkov (Cadete A), Nils Mortimer (Cadete B), Pablo Moreno (Infantil A) y Marc Guiu (Benjamín A).

El gran paso adelante goleador del Barça se ha producido en el fútbol 7 ya que las cifras son más o menos similares en el fútbol 11. La temporada 2014/2015, los cadetes y los infantiles anotaron 456 goles (3,8 por partido) y esta temporada 2015/2016 han hecho 485 (4 por partido). El gran salto de calidad se ha producido con los más pequeños. El fútbol 7 azulgrana marcó 1.392 goles (5,1 por partido) la pasada temporada, mientras que ésta ha materializado 1.675 (6,2 por partido) gracias, en parte, a la elevada efectividad del Alevín A (298 goles) y el Benjamín A (214).

Cuatro máximos goleadores

El fútbol formativo amateur del Barça cierra la temporada con cuatro Pichichis que han anotado 179 goles. Kun Temenuzhkov ha hecho 31 en el Cadete A, Nils Mortimer  ha marcado 32 goles en el Cadete B, mientras que Pablo Moreno anotó en el Infantil A la estratosférica cifra de 70 goles, que tardará mucho tiempo en ser superada en el fútbol base azulgrana. Marc Guiu, del Benjamín A, ha firmado 47 dianas esta temporada.

Además de ellos cuatro, otros jugadores de la cantera se han significado por su poder goleador aunque no les haya servido para finalizar como Pichichi de su categoría. Es el caso de Roger Coll, del Alevín D, que ha anotado 47 goles, o de Lamine Yamal, del Benjamín C, que a pesar de marcar 56 goles no ha sido máximo realizador de su categoría. Todos ellos simbolizan la excelente temporada goleadora del fútbol formativo azulgrana en un claro ejemplo de que la Masía late con fuerza con el ADN que la ha convertido en un referente mundial.

 

 

Volver arriba