fcb.portal.reset.password

Els jugadors de l'Aleví A, celebrant un gol aquesta temporada / VÍCTOR SALGADO-FCB

Hace unas semanas, antes de Navidad, un gol de Miguelete Ramírez, del Cadete B, contra La Floresta se destapó como el mejor ejemplo de ADN Barça. La jugada dura 17 segundos y en ella se producen seis pases verticales y el toque final que finaliza en gol. Es el modelo Barça en estado puro. Este pasado fin de semana se han marcado dos goles más, en este caso en el partido del Alevín A contra el Hospitalet, que demuestran cómo desde el fútbol formativo amateur azulgrana se trabaja con acierto en la interpretación y la comprensión del juego colectivo. Son las llamadas tomas de decisiones. Un aspecto del juego en el que en esta fase de formación al joven jugador azulgrana se le enseña a aprender a mirar, percibir y decidir cuál es la acción correcta que ha de realizar en beneficio siempre del equipo. Los goles de Marc Jurado y de Iker Almena son un ejemplo más el ADN Barça que se respira en la Ciudad Deportiva Joan Gamper.

Marc Jurado marcó el séptimo gol del Barça la pasada jornada contra el Hospitalet. La jugada nace en el saque de centro del cuarto período y dura 25 segundos. Menos de medio minuto en el que el rival no toca el balón y los azulgranas triangulan y hacen circular la pelota hasta que la jugada acaba en un remate cruzado de Marc Jurado. Es el ejemplo perfecto de juego en equipo. El gol de Iker Almena, el octavo que marcó el Alevín A el pasado fin de semana, también es un buen ejemplo del estilo de juego azulgrana porqué en el último pase hay un detalle técnico, por parte de Pablo Páez Gavira, que demuestra cómo estos jóvenes jugadores de la cantera del Barça tienen asimilados los conceptos que se les explica. “Pablo mira la posición de su compañero antes de recibir el pase y controlar la pelota. Él toma, por tanto, la decisión de realizar el centro que acaba en gol teniendo procesada toda la información”, explica su entrenador Marc Serra.

Esta es la filosofía. Los jugadores, en esta fase inicial de su etapa formativa, han de ser capaces de identificar e interpretar la situación del juego, es decir, dónde están sus compañeros, los oponentes, la pelota y cuáles son las opciones posibles para continuar la jugada. Es el concepto que se denomina ‘aprender a mirar’, que abarca el antes, durante y después de recibir el balón. “Es por este motivo que nuestro juego exige una concentración permanente. Antes de recibir la pelota, los jugadores han de mirar, analizar, anticiparse al rival y decidir cuál es la acción correcta. Y en estos dos goles todas las decisiones que se toman son siempre las acertadas. Son el mejor ejemplo de ADN Barça”, concluye Marc Serra, técnico del Alevín A, que lidera el Grupo 1 de la Preferente Alevín con un pleno de victorias en 15 partidos y un balance de 140 goles marcados y sólo 10 encajados.


Gols amb ADN Barça por fcbarcelona
Volver arriba
_satellite.pageBottom();