fcb.portal.reset.password

180 minutos de eliminatoria después, el FC Barcelona Femenino había hecho historia. Las de Xavi Llorens habían derrotado al FC Rosengärd, también en el partido de vuelta (2-0), y habían alcanzado un hito nunca antes conseguido ni por el Club ni por ningún equipo de la Liga estatal: jugar las semifinales de la UEFA Women's Champions League y estar entre los cuatro mejores equipos de Europa.

La alegría se desató con el pitido final, cuando los goles de Jenni Hermoso y Mariona Caldentey pasaron a formar parte de los mejores momentos de la historia del FC Barcelona. Las jugadoras, conscientes de que habían conseguido hacer realidad el sueño de las semifinales, lo celebraron sobre el césped del Miniestadi, con los 7.350 espectadores que llenaron el estadio azulgrana, en la segunda mejor entrada de la historia en un partido del fútbol femenino azulgrana -la primera había sido la temporada pasada, contra el PSG, precisamente el rival de las de Xavi Llorens en las semifinales.

La fiesta se trasladó al vestuario, donde el equipo recibió la visita del presidente Josep Maria Bartomeu, los miembros de la Junta Directiva Jordi Mestre y Maria Teixidor y el director de deportes profesionales, Albert Soler.

Volver arriba