fcb.portal.reset.password

Xavi Llorens, en la Ciudad Deportiva / VÍCTOR SALGADO-FCB

Xavi Llorens es el técnico del Barça Femenino, campeón de las últimas cuatro Ligas. Llorens es consciente de que queda trabajo por hacer, pero la profesionalización del equipo es un paso más en el crecimiento. Después de más de 10 años al frente de la nave azulgrana (antes había sido técnico en el fútbol formativo y fue el primer entrenador que tuvo Leo Messi), llegan los resultados y los logros, como la clasificación para los cuartos de final de la Champions League.

Tras unos primeros meses trabajando ya como un equipo profesional, ¿qué valoración hace el entrenador?
Necesitamos un poco de tiempo para que todos se acostumbren a la nueva situación, porque de un día para otro no podemos hacer todo lo que nos gustaría, pero la primera valoración es muy positiva.

¿Cómo cambia el día a día de las jugadoras y del cuerpo técnico con la profesionalización del equipo?
La principal mejora es que ellas están en la Ciudad Deportiva desde las 8.30 hasta las 14 horas. Pueden almorzar y comer en grupo, y todos tenemos más tiempo para pensar únicamente en el fútbol. En la preparación ahora no me tengo que preocupar de la portería, ni de los aspectos físicos, ni de la elaboración de vídeos para analizar a los rivales... Ahora me puedo centrar en el partido a partido y en las valoraciones a largo plazo.

¿Cómo ha cambiado el equipo de hace 10 años respecto al de ahora?
Ha cambiado en todo. Antes entrenábamos a las 21 en L'Hospitalet Nord, en campos en malas condiciones y con gente practicando otros deportes al lado, con los peligros que conlleva. Ahora lo hacemos por la mañana, en la Ciudad Deportiva, y en unos campos de césped de verdad. Del 1 al 10, antes estábamos en el 1 y ahora estamos en el 9. Además, tenemos GPS, servicios médicos, salas de vídeo, oficinas, mejor ropa... Antes no nos podíamos quejar, pero hemos hecho una mejora enorme en todos los aspectos.Todo ha cambiado mucho: del 1 al 10, antes estábamos en el 1 y ahora estamos en el 9
En el equipo también ha habido un cambio generacional con la llegada de muchas jugadoras jóvenes.
Así es la vida en sí, y la deportiva más. Cada año marchan jugadoras, por motivos deportivos o por motivos personales, y los cambios deben hacerse pensando en la filosofía del grupo. Es importante que las jugadoras nuevas vengan con ganas de ganar. El año que viene volverá a haber cambios, pero lo más importante es el equipo y el Club.

En el último partido de Champions, Vicky Losada estuvo en el Miniestadi acompañando a sus excompañeras.
Tras ganar al Twente y pasar a los cuartos de final, con la alegría que tenía todo el equipo, girarme y ver a Vicky allí fue una alegría gigante. Ver a una jugadora que ya no está en el equipo sufriendo y disfrutando de la clasificación con nosotros significa que las cosas se están haciendo bien. Hay chicas que marchan porque hay Ligas más atractivas, y jugar contra el Chelsea o el Manchester City llena a las futbolistas y al público. Pero las jugadoras que marchan tienen un rincón en el corazón para el Barça y nunca se cierran las puertas a un regreso.



Después de lo que ha comentado, ¿cuáles deben ser los objetivos del Barça Femenino, en global?
El objetivo principal es ganar una Champions. Y para llegar a ganar una Champions tienes que ganar muchas Ligas y, sobre todo, crecer mucho en el día a día. El Club apuesta mucho por nosotros, ahora necesitamos tiempo, y se llegará allí donde queremos, que es tener un equipo al máximo nivel europeo.

Después de la clasificación para los cuartos, dijo que el equipo necesita 2-3 años para estar al nivel de las mejores. ¿Qué falta para llegar?
Esta temporada la Champions no es la meta que perseguimos, debemos tener los pies en el suelo. Hay equipos que están por encima de nosotros. Un Barça que opte a ganar una Champions debe tener, como mínimo, dos o tres jugadoras entre las 20 mejores del mundo. Necesitamos un presupuesto que haga que estas jugadoras quieran venir, sin olvidar que todas las jugadoras que están en el Barça merecen todo el reconocimiento que se han ganado. Tienes que competir en tu país, luego por Europa, cuando llegan los resultados se multiplica el presupuesto y las jugadoras querrán venir para ganar la Champions.El año que viene volverá a haber cambios de jugadoras, pero lo más importante es el equipo y el Club
En la Liga española el Athletic Club ya no es el único rival por el título. ¿Es una Liga más igualada?
Es cada vez más fuerte. Por detrás nuestro y del Athletic, el Atlético de Madrid, el Valencia y la Real Sociedad están apostando mucho por las chicas, y eso se nota en las clasificaciones. El Levante y el Espanyol siempre competirán, y también se está trabajando bien en Huelva, Zaragoza o Mallorca.
Como ha ocurrido en el masculino, hasta ocho jugadoras del Barça están en la selección española.
Esto es un reflejo de que el fútbol femenino del Barça está creciendo. De no tener jugadoras internacionales, hemos pasado a tener ocho o diez, más las cinco de la selección sub-19 y las seis de la sub-17. Tenemos el futuro asegurado, y tenemos que ser conscientes de que ahora es más difícil llegar al primer equipo. Antes era fácil llegar en 15 o 17 años, y las jugadoras deben saber que ya no es así porque el equipo es muy competitivo. En este sentido, la manera de trabajar es la misma que en el fútbol masculino. Hay una filosofía de juego, y se trabaja en torno a ésta para continuar creciendo.

¿Cree que la gente está descubriendo el fútbol femenino y el interés está creciendo?
Las chicas disfrutan jugando al fútbol, pero cuando sales del vestuario y encuentras que hay 100 personas, decepciona un poco. La gente que vino al Miniestadi en el partido contra el Twente -3.219 personas- es una muestra que poco a poco vamos a más. Pero tenemos que ganar, porque si no la gente se olvidará rápidamente. Nuestra lucha es estar bien en la Liga porque cuando en marzo volvamos a jugar la Champions en el Miniestadi la gente vuelva a venir a animar.


Volver arriba