fcb.portal.reset.password

Gerard López, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva Joan Gamper / ARCHIVO FCB

Los resultados de las dos últimas jornadas del campeonato doméstico no han acompañado al Barça B. Es por ello que el partido de este miércoles (21 horas / Esport 3) de las semifinales de la Copa Catalunya contra el Girona llega en un momento complicado pero tiempo idóneo para poder cambiar la dinámica. El escenario, el Mini, es ideal para poder plantarse en la final de la competición y poder luchar por un título.

Girar la tortilla

El técnico del filial, Gerard López, ha atendido a Barça TV y www.fcbarcelona.es como previa del partido de este miércoles donde ha dicho que: "La Copa Cataluña es una competición bonita y además contra el Girona, un Segunda A, un buen equipo, que para los chicos es un premio, es un partido que se le deben tomar para, evidentemente mejorar cosas que no se han hecho bien los últimos dos partidos pero a la vez coger confianza ya que esto no para". Por otro lado, el de Granollers ha querido referirse a la oportunidad de cambiar el rumbo de los últimos partidos: "Sí que es verdad que después de una derrota dolorosa como la del otro día, sobre todo en casa contra el colista, cuando antes juegues mejor, y cuando antes puedas cambiar esta dinámica negativa que hemos entrado, pues perfecto". El mismo entrenador filial afirmaba que puede ser una oportunidad para ver a jugadores no habituales: "Tenemos la posibilidad de dar minutos a gente que también lo merece, que está entrenando muy bien y que después de dos derrotas podamos probar cosas porque después en la Liga las podamos introducir. Iremos 18 convocados, seguramente tendremos que echar mano también un poco del juvenil, lo que también es buena noticia para poder ver los chicos que están creciendo y lo están haciendo muy bien con el Gabri”.

El Girona, el último equipo de Gerard como jugador

Se da la casualidad de que Gerard López se enfrentará, ahora como técnico, a su último equipo como jugador profesional, el Girona: "Estamos preparando bien el partido, con ilusión, con ganas, contra un buen equipo que podría estar perfectamente en Primera División después de lo que hizo el año pasado, los conozco bien porque es mi último equipo como jugador y me tomo el partido como esto, el premio de poder competir contra un Girona pero a la vez con la obligación dar la cara porque si no será un partido complicado ".

Volver arriba
_satellite.pageBottom();