fcb.portal.reset.password

Bañuz, en un entrenamiento con el Barça B /FOTO: ÀLEX CAPARRÓS

Miguel Bañuz es uno de los juveniles que han subido esta temporada al Barça B. El portero azulgrana tiene muy claro que está en el filial para aprender y, para conseguirlo, se ha comprometido a aportar trabajo y humildad día tras día. A Bañuz no lo desanima ser el tercer portero del Barça B. Todo lo contrario. El de Elche subraya que así podrá aprender de sus compañeros Oier y Masip. Sin embargo, su referencia es el portero del primer equipo, Víctor Valdés.

Nuevo entrenador, nuevo equipo... ¿cómo está viviendo esta pretemporada con el Barça B?

El recibimiento fue magnífico. No tuvimos ningún problema porque ya habíamos entrenado con ellos la temporada pasada y la estancia en TorreMirona ha sido más de lo mismo. La convivencia no puede ser mejor y los compañeros siempre te intentan ayudar. Vamos poco a poco intentando coger el ritmo para cuando empiece el campeonato.

¿Es dura la pretemporada?

Los que subimos del Juvenil no hemos tenido mucho descanso, tan sólo dos semanas y, a poco que te cuides y hagas algún ejercicio por tu cuenta, luego llegas bastante bien físicamente. Sin embargo, se notan los entrenamientos de doble sesión y el calor, pero lo llevamos de la mejor manera posible.

¿Tiene la sensación de que esta pretemporada es importante para usted?

Lo primero que he pensado es en aprender de los otros dos porteros del Barça B, Masip y Oier. Ellos me han transmitido su apoyo en todo lo que me haga falta y, por tanto, estarán allí en todo lo que necesite. Yo aportaré lo mismo que ellos: mi trabajo, mi humildad, y si ellos quieren aprender algo de mí, que lo hagan... Pero de verdad que no hay ningún problema porque ambos son muy buenas personas. Los tres tendremos nuestra oportunidad.

¿Es diferente la visión que tenía de ellos con anterioridad a la que tiene ahora?

Sí, cambia porque ahora tendremos una relación diaria y antes era más distante. Pero, repito, ellos no son ningún problema para mí. Tenemos muy buena relación.

¿Considera que sois tres porteros con características diferentes?

Sí, cada uno tiene sus virtudes y sus defectos. Masip juega muy bien con los pies, es muy rápido y tiene mucha agilidad. Oier es fuerte, tiene mucha potencia y, aparte de su estatura, es muy rápido con las manos. Aprenderé de ellos y seguro que nos complementamos a la perfección.

Ha hablado de las virtudes de Oier y Masip. ¿Cuáles son las suyas?

No me gusta hablar de mis virtudes. Prefiero que las juzgue el entrenador o la afición. Yo me considero una persona y un futbolista con carácter, con ambición y humildad. Seguro que en este equipo podré aportar trabajo y humildad.

¿Ha madurado este año con el Juvenil?

Sí. Yo vine de Elche y de un año complicado para mí porque con el Juvenil no tuvimos una buena temporada. Pero cuando llegué al Barça, me trataron muy bien. Mostraron mucha confianza en mí desde el primer día y pasar de jugar en Elche a hacerlo en la Ciudad Deportiva fue un salto cualitativo muy importante. Durante el año, con Óscar García y Rubén Martínez aprendí muchísimo. Jugar en el Barça es totalmente diferente a jugar con otro equipo. Además, se te pide un plus de exigencia y motivación que no se pide a otro equipo. Jugar la Copa de Campeones, la Copa del Rey y partidos importantes de Liga me exigió bastante. Sin embargo, me fui muy contento a casa después de la temporada. La espina de la Liga en el último partido es una enseñanza que nos vino bien, ya que no todo es ganar. Fue una cura de humildad para todos.

¿Qué cree que le falta para ser mejor portero?

Tengo 19 años y me quedan infinidad de cosas por aprender. Yo estoy aquí para aprender de mis compañeros y de mis errores. No me considero un virtuoso en cualquier faceta del juego.

Mentalmente, ¿está preparado para colaborar con el equipo y darle apoyo cuando no le toque jugar?

Sí, claro. Si no me toca jugar, lo aceptaré de la mejor manera posible y entrenaré al máximo para que Eusebio Sacristán confíe en mí. Cuando toque jugar a Jordi Masip o Oier yo les transmitiré mi apoyo, mi confianza y no habrá ningún problema. Esperaré mi oportunidad pero sé que el Barça B estoy para aprender. Intentaré, poco a poco, hacerme un sitio en el equipo.

¿Es éste su gran reto?

Sí, pero desde el primer día, no sólo desde hoy. Desde que llegué el año pasado me quería ganar la confianza de todas las personas del Club y, de momento, estoy muy contento con mi trabajo. Seguiré diariamente al máximo y haré pequeños saltos para que algún día tenga la oportunidad de llegar al primer equipo.

¿Qué papel debe jugar el Barça B esta temporada?

Iremos partido a partido. Primero tenemos que conseguir el objetivo de la salvación. No creo que tengamos ningún problema ya que somos un grupo joven, con calidad, pero con la llegada de Lombán, con Ilie, Oier, Rodri... son gente experimentada en la categoría y creo que no habrá ningún problema para conseguir los objetivos si cada uno pone de su parte y da lo mejor de sí mismo. Será una gran temporada colectivamente y, si lo es colectivamente, también lo será individualmente.

¿Qué supone para el equipo tener que enfrentarse al Real Madrid Castilla?

Es una motivación más. No deja de ser un partido más pero enfrentarte al filial del Real Madrid te da una motivación añadida. Pero sólo son tres puntos más.

Valdés, su referencia

¿Qué porteros tiene como referentes?

Aquí en el Barça me fijo mucho en Víctor Valdés. La fuerza mental que tiene, el juego de pies, la seguridad que tiene en sí mismo y la confianza que transmite son muy importantes para mí. En el Elche también tuve un portero de referencia que es Willy Caballero, que me ayudó a tratar con jugadores profesionales y pude aprender de él como persona y como jugador.

¿Cree que un portero de la casa podría sustituir a Víctor Valdés en el momento en que se vaya o se retire?

Yo sólo llevo un par de años aquí pero el portero que está aprendiendo desde Alevín o Infantil, cuando llega al Juvenil o al Barça B lo hace sin pensar y le sale de manera automática. Con los entrenadores que tenemos, los medios y los compañeros, así como con el trabajo diario, esperamos que algún día podamos tener nuestra oportunidad y llegar al primer equipo. Tenemos confianza porque sabemos que la gente del primer equipo, siempre que puede, tira de la cantera. Nosotros nos preparamos día a día lo que haga falta.

Tiene cerca un referente como Carles Busquets. ¿Le ha dado tiempo de hablar con él?

Sí, transmite mucha confianza. Él habla muy tranquilo y transmite lo mismo que cuando jugaba. Según me han contado, jugaba muy bien con los pies y era muy peculiar en su estilo así que seguro que nos transmitirá su trabajo y aprenderé mucho de él.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();