fcb.portal.reset.password

Martí Riverola celebra un gol / FOTO: ARCHIVO FCB

Martí Riverola nació el 26 de enero de 1991 y con sólo 6 años llegó a la FCB Escuela. A la edad de 8 años comenzaría su etapa en el FC Barcelona, pasando por todas las categorías del Club hasta llegar a debutar con el primer equipo del Barça en la Liga de Campeones. La temporada anterior fue cedido al Vitesse holandés, y tras una campaña con mucho protagonismo en Segunda División con el Barça B, el jugador nacido en Barcelona ha dejado el Club para fichar por el Bolonia italiano. "Es muy complicado entrar en un equipo en el que el mediocampo es campeón de Europa y del mundo y que lo ha ganado todo. Hay que ser realista en este aspecto y cuando vino el Bolonia y se interesó tanto por mí vi que era el momento", asume con naturalidad Riverola.

El centrocampista recuerda perfectamente su primer día en el Barça: "Fue en la FCB Escuela. Había equipos con nombre de río como Ter o Llobregat. Yo empecé en el Llobregat con una camiseta Nike que era de color azul". Y desde aquel día ha mamado el estilo Barça: "Lo que te enseña el Barça des de muy pequeño es el tema de la competitividad. Todos los niños quieren llegar a ser el mejor del equipo, del grupo, y eso hace que cada uno interiorice más o menos esta forma de ser. Después cada uno debe decidir cuál es su paso en su vida. Creo que este es uno de los valores más importantes que el Barça te inculca como institución".

Debut con el primer equipo

Riverola, que empezó de delantero, marcha habiendo hecho realidad su objetivo: "El día de mi debut había tres jugadores en el banquillo: Sergi Gómez, Kiko Femenía y yo. Cuando Guardiola se giró y dijo mi nombre me levanté rápidamente aunque no estaba seguro de que me hubiera llamado a mí. Cuando lo confirmé fui a calentar y cuando vino Altimira a preguntarme si estaba preparado yo le dije que toda mi vida había estado preparándome para este momento. Cuando entré tenía miedo al primer balón, de fallar y que los aficionados dijeran que era malo. Por eso el primero fue una combinación fácil con Muniesa. Fueron pocos minutos pero lo recordaré siempre. La Champions es una competición muy importante y fue muy bonito debutar así".

Una filosofía reconocida en todo el mundo

"Lo bueno del Barça es que ya tiene una filosofía establecida, admirada en todo el mundo. Esto es lo que lo diferencia del resto. Además, creo que ha tenido la gran suerte de la entrada de Josep Guardiola hace cuatro años, ya que provocó que esta filosofía se pusiera a la práctica en el primer equipo y que tiraran de la cantera", afirma Riverola. El barcelonés es muy consciente de que no todos los jugadores de la cantera pueden llegar al primer equipo: "Mi éxito ha venido por saber tener los pies en el suelo. Por mucho que esto sea un sueño hay un día que se puede acabar. Siempre tienes que dar el 100%. Yo he sido consciente de ello cada día". Sabe que es muy complicado irse del Barça, pero tiene ganas de demostrar su calidad en Bolonia: "Espero poder devolverles la confianza que han depositado en mí y demostrar que puedo jugar en la Serie A".

Volver arriba