fcb.portal.reset.password

Oier Olazábal. FOTO: ARXIU FCB.

Como en temporadas anteriores, al Barça B le está funcionando la rotación en la portería. Han jugado Rubén Miño, Jordi Masip y ahora lo viene haciendo Oier Olazábal. El rendimiento de este último está siendo muy alto. A sus 22 años, el vasco muestra un contagioso punto de madurez y sobriedad que afecta positivamente al entramado defensivo del equipo.

Un cerrojo en la portería

Oier volvió bajo palos en la 22ª jornada, en la victoria del Barça B contra el Huesca. Desde entonces, ha conseguido mantener la portería imbatida en cuatro de los seis partidos posteriores. El cancerbero del filial tuvo una actuación especialmente lucida en el último partido, en el campo del Sabadell. En la segunda parte fue fundamental para sumar un valioso punto en la Nova Creu Alta.

Una garantía de futuro

El buen momento de Oier ha sucedido a su renovación con el Barça hasta el 2015. Llegó al Club hace cinco temporadas, procedente de la Real Unión de Irún, y a partir de entonces alternaría el filial con intervenciones puntuales en entrenamientos y partidos del primer equipo. Este curso, el portero ha disputado 14 de los 28 partidos del B. El resto se los han repartido entre Miño (7) y Masip (7).

Volver arriba
_satellite.pageBottom();