fcb.portal.reset.password

La propuesta de actualización del escudo se considera necesaria para adaptar el emblema del Club a los nuevos tiempos. Desde la última modificación, realizada en 2002, la sociedad y la tecnología han cambiado enormemente, y los signos identificadores del Club también deben evolucionar, siempre preservando los elementos históricos que se han mantenido inalterables a lo largo de más de cien años: la ciudad, Barcelona, el País, Catalunya, la Entidad, con los colores azulgrana, y el balón, icono del estilo de juego.

El FC Barcelona es la marca deportiva más conocida del mundo y la silueta de su escudo, así como los colores azulgrana, son plenamente reconocibles por cualquier aficionado. Se han convertido en signos de identidad inconfundibles. Pero la globalización y la transformación digital han hecho que la utilización del escudo sea cada vez más habitual en pequeños formatos, lo que dificulta su reproducción fiel en los diferentes soportes.

Por ello, al no ser ya necesario mantener el acrónimo FCB para garantizar la simbología del escudo (como han hecho otras grandes marcas mundiales y clubes, que han eliminado el nombre), se apuesta por potenciar los colores azulgrana y dar más presencia al balón, que adopta una posición más central. Así conseguimos un escudo más homogéneo, más armónico, más luminoso, manteniendo intacta su forma y su esencia.

La evolución histórica  

El escudo es un patrimonio simbólico indiscutible más allá de los diferentes retoques y actualizaciones. Las ideas fuerza que incluyó Santiago Femenía en 1910 (la Creu de Sant Jordi, las cuatro barras y el balón se mantienen inalterables en el tiempo).

Potenciar la marca 

La evolución del escudo también responde al objetivo estratégico de potenciar la marca, apostando por dos expresiones oficiales: FC Barcelona y Barça.

El porqué del cambio

  • A partir del escudo original de la ciudad de Barcelona en 1899, el Club lo habrá modificado otras 10 veces a lo largo de sus 120 años de historia.
  • El escudo debe evolucionar para hacer frente a las nuevas tecnologías (pequeños formatos), necesidades digitales y de consumo de contenidos.
  • El actual escudo no garantiza una aplicación fidedigna en todos los soportes.
  • Hay que alinear el escudo con la estrategia de marca.
  • Hacerlo respetando las raíces del Club y el origen del escudo, sus ideas fuerza; Barcelona, Catalunya, los colores azulgrana identitarios y el balón.
  • Sin comprometer ni poner nunca en peligro el reconocimiento de nuestro símbolo.
  • Es necesario disponer de un escudo renovado, equiparable a los símbolos de las grandes marcas.

Partiendo de nuestras raíces

Más azulgrana

Con el balón en el centro

.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();