Exteriores de La Masia, Centre de Formació Oriol Tort

La Masia, Centro de Formació Oriol Tort / FOTO: ÁLEX CAPARRÓS - FCB

La empresa encargada de la construcción del edificio ha sido MCM Renting, especializada en fachadas, que propuso el Club una serigrafía en la fachada de cristal del edificio, añadiendo las iniciales FCB en todo el exterior. Sin coste para esta modificación, es una de las características del revestimiento del edificio. El espacio entre las dos fachadas exteriores hace de cojín y permite un mejor comportamiento térmico, energético y de aislamiento acústico en el edificio. La fachada y el hecho de que todas las habitaciones sean exteriores hacen de este edificio una construcción donde la luz tiene mucho protagonismo y da mucha vida a la construcción.

Otra de las particularidades que suma vitalidad al edificio está justo enfrente de la zona de recreo situada en la planta baja, que será una zona verde para acceder de la Masía desde los campos de entrenamiento. Se ha plantado césped y árboles, y se ha instalado una barbacoa. Será el pulmón verde del nuevo centro.

Dos plantas para usos futuros

La planta calle o sótano y la tercera planta son dos espacios preparados para las futuras necesidades del Club. Ambos espacios son una estructura independiente de la zona destinada a los residentes.

En la planta calle hay una cocina y salas para conferencias, también hay los almacenes de todo el edificio y una zona de aguas. En esta planta de 1.305 metros cuadrados se hace casi toda la gestión de las mercancías del edificio, y están las cámaras frigoríficas y los servicios técnicos. En la tercera planta hay 40 habitaciones, salas de masaje y un espacio de descanso.

Facilidades para contabilizar estudio y deporte

La importancia que desde la Masia se da a la formación queda plasmada en el nuevo edificio. Aparte de facilitar el acceso a internet a través de cualquier punto con una red wi-fi, en la planta baja habrá tres aulas de refuerzo para los residentes, equipadas con las tecnologías más modernas en materia educativa, como pizarras electrónicas y proyectores. Además, tanto en la primera como la segunda planta, habrá dos salas de estudio.

Y para los momentos de desconexión, una de las mejoras sustanciales del nuevo edificio es una zona de recreo, con una pantalla de televisión común para vivir juntos los partidos. También hay futbolines, billares y espacios para juegos interactivos que completan esta zona dedicada al ocio de los residentes.