Fue una época marcada por la inactividad social de la entidad, el acusado descenso del número de socios (se llegó a sólo 198) y la persistente crisis deportiva, sin ningún título ganado y alguna derrota muy dura, como un 10-1 encajado en Bilbao.

Cabe decir que, en aquellos tiempos, la Asociación de Clubes mostraba una animadversión total hacia el FC Barcelona, lo que en la temporada 1905-06 generó un verdadero escándalo: aunque ganaron todos los partidos, los azulgranas fueron desposeídos del título de campeones de la Copa Salut,  porque en el encuentro decisivo, disputado contra el X (3-1), los incógnitos impugnaron el resultado alegando que dos jugadores barcelonistas no iban correctamente uniformados. La increíble protesta recibió el apoyo de la Asociación, que ordenó que se repitiese el partido. La negativa del FC Barcelona provocó la automática proclamación del Català como vencedor del torneo. Soler fue presidente del club durante un año exacto.