Retrato de Joaquim Peris de Vargas

Su etapa al frente del club se caracterizó por las constantes polémicas. | ARCHIVO FCB

Inició su trayectoria como directivo en 1910 ocupando la vicepresidencia, cargo que mantuvo junto a distintos presidentes. Aprovechando la dimisión de Àlvar Presta, en septiembre de 1914, Peris de Vargas asumió la dirección accidental del FC Barcelona. Su etapa al frente del club se caracterizó por las constantes polémicas, porque siempre quiso imponer su criterio e incluso consiguió que los jugadores se rebeleran contra él.

Peris de Vargas tenía tics dictatoriales y en una ocasión llegó a decir: "El Barcelona soy yo". Sólo abandonó la entidad cuando el Capitán General de Catalunya le obligó a dimitir al final de la temporada 1914-15, dado que durante su presidencia accidental la situación del club se había vuelto insostenible.