Imagen de Joan Laporta

Joan Laporta fue el presidente durante la segunda y la tercera Liga de Campeones. | ARCHIVO FCB

Joan Laporta i Estruch (Barcelona, 1962) llegó a la presidencia tras ganar claramente las elecciones celebradas el 15 de junio del año 2003, con 27.138 votos (52,7%).Laporta acabó muy por delante de Lluís Bassat, que cosechó 16.412 votos, y de los otros cuatro candidatos que concurrieron en unas elecciones con el 53,79% de participación.

Con Laporta llegó al Club una generación de dirigentes jóvenes y dinámicos, que fueron un auténtico revulsivo. Acuñaron la expresión del "círculo virtuoso", que trataba de fortalecer al Club económica y socialmente, para hacer posible un equipo deportivamente ganador, que realimentara la dimensión social de la entidad. A partir de este concepto, la directiva puso en marcha la campaña de captación de socios llamada ‘El Gran Repte’ y se propuso erradicar a los grupos violentos del Camp Nou. Paralelamente, se instauraron otras medidas innovadoras, como la celebración de sesiones de la Junta Directiva en diferentes puntos de Catalunya, mientras se reforzaba también la comunicación del club, con la revitalización de la REVISTA BARÇA y un decidido impulso para la televisión del Club, que adoptó el nombre de Barça TV.

También comenzó una nueva etapa en la Fundación, marcada por un cambio de orientación. La Fundación pasó a convertirse en la identidad social por excelencia del FC Barcelona, en el alma del club, con objetivos más ambiciosos y nuevos programas de actuación. Bajo el mandato de Laporta, se potenciaron valores con los que tradicionalmente se ha identificado el Barça: el catalanismo, el civismo, la solidaridad y la universalidad.

Deportivamente, la primera temporada, con Frank Rijkaard en el banquillo, supuso la incorporación del brasileño Ronaldinho, que generó grandes expectativas. El equipo describió una clara línea ascendente, hasta quedar segundo en la Liga. En la temporada siguiente, 2004/2005 destacaron los fichajes de los jugadores Eto'o y Deco, piezas clave en la consecución del título de Liga, que hacía seis años que no se conseguía. Las expectativas del equipo se confirmaron la temporada siguiente, cuando, aparte de repetir el título de Liga, se ganó la final de la Champions disputada en París contra el Arsenal. El Club se hacía con la segunda Copa de Europa de su palmarés.

A pesar de una trayectoria tanto exitosa, que se tradujo en una gran popularidad del presidente, la interpretación por parte de la justicia de que los primeros diez días del mandato, del 20 al 30 de junio de 2003, equivalían a una temporada completa, obligó a la Junta Directiva a convocar elecciones en septiembre de 2006, en un momento de máxima popularidad de la directiva, que había logrado dos Ligas y una Champions. Laporta se presentó a la reelección y consiguió 8.994 firmas de apoyo, convirtiéndose en el único precandidato que pasó el corte, por lo que fue automáticamente reelegido.

La temporada 2006/2007 comenzó con la firma del acuerdo con UNICEF. El Club se comprometía a colaborar económicamente con la asociación para la protección de la infancia, y además su anagrama figuraría en la camiseta del primer equipo de fútbol. Se trataba de un planteamiento inédito cuyo objetivo era reforzar la estrategia de convertir al Barça en ‘más que un club’ en el mundo. La frase cobraba pleno sentido. En el plano deportivo, la temporada acarreó cierto desgaste: a pesar de ganar la Supercopa de España, la eliminación a la Copa del Rey a manos del Getafe y la pérdida de la Liga en los últimos partidos derivaron en un cierto desánimo que la Junta se intentó mitigar con el fichaje de Henry. Luego se sumaron Toure Yaya y Abidal.

Al comienzo de la nueva temporada (2007/08), el club celebró el 50 aniversario del Camp Nou, efeméride que se aprovechó para promover un concurso internacional de proyectos para su remodelación. El ganador fue el arquitecto británico Norman Foster. También en aquellos momentos, el club fue uno de los promotores de la European Clubs Asociación (ECA), presidida por Karl-Heinz Rummenigge, y de la que Joan Laporta se convirtió en vicepresidente. Por otra parte, la trayectoria deportiva fue más decepcionante que la temporada anterior y enseguida se vio que el funcionamiento del equipo no era el óptimo. El ciclo de Rijkaard llegaba a su fin. Laporta lo destituyó a regañadientes y también se fue Ronaldinho, el jugador que había simbolizado el retorno de la ilusión en 2003.

En junio de 2008 fue presentado el nuevo entrenador, Josep Guardiola. La junta había confiado un año antes en él para ocupar el banquillo del Barcelona B, justo en el momento en que el filial estaba a punto de subir a Segunda División B. En un clima de desánimo por aquel final de temporada, un grupo de socios promovió la iniciativa de un voto de censura contra la Junta Directiva, que logró las firmas necesarias para forzar la votación, que se celebró el 6 de julio de 2008. Votaron 39.389 socios y el 60,6% se manifestó en favor del voto de censura, cifra inferior al 66,6% de los votos necesarios, según los Estatutos, para forzar la dimisión de la directiva. Después de este resultado, ocho directivos abandonaron la junta, pero el presidente Laporta cubrió las vacantes y prosiguió con su mandato, ratificado en agosto por la Asamblea de Compromisarios.

Después de tan compleja etapa, comenzó la temporada deportiva más brillante de la historia del club: el primer equipo de fútbol alcanzó el éxito en todas las competiciones, con algunos partidos memorables, como la victoria por 2-6 en el Santiago Bernabéu. El Barcelona ganó la Copa del Rey, después la Liga y finalmente la Champions, en una final disputada en Roma contra el Manchester United. Era la tercera Copa de Europa en la historia del Club. Al comenzar la temporada siguiente, el palmarés se amplió hasta que el Barça se convirtió en el equipo de las Seis Copas, gracias a los éxitos en la Supercopa de España, la Supercopa de Europa y finalmente el Mundial de Clubs, el único trofeo que el club no había ganado nunca. Este último título se ganó en Abu Dhabi, contra el Estudiantes de la Plata, por 2-1. En este brillante 2009, el presidente Laporta todavía pudo sumar un nuevo éxito en la temporada 2009/2010, con un nuevo título de Liga.

En resumen, en las siete temporadas de la presidencia de Joan Laporta, el equipo de fútbol ganó un Mundial de Clubes, dos Copas de Europa, una Supercopa de Europa, cuatro Ligas, una Copa del Rey, tres Supercopas de España y tres Copas Catalunya. En el ámbito económico y social, la evolución de los datos es también significativa: el presupuesto pasó de 170 a 445,5 millones de euros y la masa social, de los 106.135 a los 173.701 socios.