Unos orígenes del siglo XIX

El FC Barcelona es un club con mucha historia, fundado en noviembre del año 1899. Fue creado por el suizo Hans Gamper y un grupo de jóvenes que practicaban la gimnasia y otras disciplinas deportivas, y que veían en el deporte una actividad nueva propia de la modernidad con la que se querían identificar. El deporte era entonces amateur y salía adelante gracias al entusiasmo de unos jugadores que eran a la vez socios y directivos del club. Aunque en este núcleo inicial había muchos extranjeros residentes en Barcelona, desde el primer momento el club fue un lugar de encuentro con los autóctonos. Por ello el club lleva el nombre de su ciudad, y el escudo incorpora en la parte superior la Cruz de Sant Jordi y las cuatro barras rojas sobre fondo amarillo, símbolos representativos de la ciudad de Barcelona y de Cataluña, respectivamente.

Identidad catalana y vocación global

El FC Barcelona es una entidad que compite deportivamente en los terrenos de juego, pero que cada día, constantemente, late al compás de las inquietudes de la gente. Como es muy sabido el club se define por el lema 'más que un club', que significa la implicación del club en su sociedad. Como institución deportiva más representativa del país y uno de sus mejores embajadores, esta apuesta se concreta en primera instancia en el compromiso con la sociedad catalana Pero el club también se proclama como una institución de vocación democrática, firme defensor de los derechos y las libertades, que hace compatible la defensa de la identidad catalana con su apertura al mundo.

Un club de los socios

El Barça es un club formado y regido por sus socios. Aunque el funcionamiento interno de un club de primer nivel mundial es necesariamente empresarial, las grandes decisiones de la entidad las toma una junta directiva que es elegida por el conjunto de socios a través de una votación democrática. Todos los socios tienen los mismos derechos y deberes, y es un orgullo para los barcelonistas poder afirmar que el Barça es uno de los pocos grandes clubes deportivos del mundo que es propiedad de sus socios y que se rige democráticamente. Un modelo propio que no le ha hecho perder eficiencia en la gestión cotidiana ni en los éxitos deportivos.

Embajadores azulgranas

Más allá de los socios del club, la identidad del Barça también está marcada por sus Peñas Barcelonistas, repartidas por los cinco continentes. Con su labor ayudan a mantener y mejorar la representatividad y la proyección del Barça en todo el mundo y a fomentar los valores históricos de la entidad y la hermandad de sus socios y simpatizantes. Además, a menudo son una referencia en el tejido asociativo de la localidad a la que pertenecen. Se trata de un fenómeno singular, que ya cuenta con casi 1.500 peñas. Pero la pasión del Barça, se extiende también más allá de agrupaciones organizadas de barcelonistas. La vocación internacional que siempre ha tenido el Barça lo sitúa como uno de los clubes líderes en número de fans. Este liderazgo se extiende también en el ámbito de las redes sociales y del mundo 2.0.

El gol, nuestra marca

El Barça ha escrito su historia a partir del gusto por el buen fútbol. Es decir, de la voluntad de convertirlo en un juego bonito, de una plasticidad innegociable, generoso con el gol y avaro con cualquier apuesta defensiva. El fútbol es tener la iniciativa, jugar el balón más que esperarlo, encontrar la portería contraria. Esto también explica que, en cada época, en el Barça hayan jugado los mejores delanteros del mundo. Kubala, Cruyff, Maradona o, más recientemente, Ronaldinho o Messi. Este sello futbolístico, sin embargo, también está definido por la voluntad de combinar estas estrellas mundiales con futbolistas hechos en casa, nacidos en la cantera. A esta idea ha contribuido la residencia de futbolistas jóvenes que en 1979 se inauguró en la Masía y toda la estructura de fútbol base que le rodea.

Vocación polideportiva

El Barça es el club con el alma más polideportiva de Europa. Tiene cuatro secciones profesionales (baloncesto, balonmano, hockey patines y fútbol sala), y ocho de carácter amateur (atletismo, rugby, béisbol, voleibol, hockey hierba, hockey sobre hielo, patinaje artístico y baloncesto en silla de ruedas). En el caso de las secciones profesionales, todas, excepto el fútbol sala, han conseguido ganar en alguna ocasión la máxima competición europea. En 2003, el FC Barcelona de baloncesto ganó la Euroliga. Por esta sección han jugado cracks como Epi, Solozábal, Audie Norris o Bodiroga, aparte de los hermanos Pau y Marc Gasol, ahora en la NBA, y Juan Carlos Navarro. En balonmano, el Barça fue referencia del año 91 y hasta el 2004, cuando ganó 7 Copas de Europa y 5 Recopas más. Este dominio también ha sido abrumador en el hockey patines y empieza a serlo en el fútbol sala.

El territorio Barça

Cuando se habla de la magnitud del FC Barcelona, a menudo se hace referencia a la majestuosidad y el tamaño del Camp Nou, inaugurado en septiembre de 1957. Lo dibujó el arquitecto Francesc Mitjans. Adelantándose al tiempo, diseñó el perímetro de la grada de forma elíptica, sin ángulos en el córner, lo que aún hoy le otorga un aspecto moderno. El Barça también dispone de la moderna ciudad deportiva Joan Gamper, en Sant Joan Despí. Desde enero del 2008 acoge toda la actividad del fútbol azulgrana, del primer equipo hasta la base. El otro gran espacio es el Palau Blaugrana, que, inaugurado en 1971, acoge la actividad de las secciones profesionales y ha convertido la historia en leyenda. Con la grada cercana a la pista, favorece el ambiente y la animación, y se convierte en un factor clave en partidos históricos. El Barça también dispone de una pista de hielo, y del Miniestadi, donde juega el Barça B.