Weissweiler y Cruyff nunca llegaron a entenderse. | ARCHIVO FCB

Con el equipo alemán consiguió la Copa de la UEFA de la temporada 1974-75, pero en Barcelona las cosas no le salieron tan bien como en su país. En el Barça se encontró con un problema añadido: Johan Cruyff. El jugador holandés no llegó a aceptar nunca los métodos de trabajo del técnico y provocó una división de opiniones entre los socios barcelonistas. La mayoría, por supuesto, apoyó al holandés volador, y fue así como Weissweiler acabó saliendo por la puerta de atrás.