Foto de Joan Segarra celebrando con la afición del Camp Nou la liga 1958-1959

Joan Segarra celebra con la afición del Camp Nou la liga 1958-1959

Muchas de esas personas se sintieron atraídas por el Barça, por su espíritu democrático, interclasista y claramente opuesto al centralismo.

La identificación del Barça con Cataluña ya no era una cuestión exclusiva de los socios y los aficionados nacidos en el Principado. El Barça se consolidaba como catalizador de un proceso de integración social, como había sucedido con la llegada de valencianos, murcianos y aragoneses en los años veinte y como pasaría, a finales del siglo XX, con la llegada de recién llegados de otros continentes.