El fundador Joan Gamper compartiendo lectura de la prensa deportiva francesa con unos compañeros no identificados.

Gamper compartiendo la lectura de la prensa deportiva francesa

Deseó una entidad abierta a todo el mundo, sin tener en cuenta la procedencia de las personas. Se imaginó un club integrador en el que todo el mundo pudiera dar su opinión, y apostó por una sociedad democrática, regida libremente por sus asociados. Y, agradecido al país que le había acogido, Cataluña, no dudó en dar al FC Barcelona un sentido que lo marcaría universalmente: el compromiso con la catalanidad.

Catalanidad, democracia, polideportividad y universalidad: a partir de las premisas de Gamper hoy todo tiene un sentido cuando hablamos del Barça.