Retrato de Francesc de Moxó

Francesc de Moxó estuvo exactamente un año en el cargo. | ARCHIVO FCB

Francesc de Moxó fue elegido presidente del FC Barcelona el 30 de junio de 1913 en una asamblea celebrada en el colegio Condal con la asistencia de 700 personas y en la que Gamper dejó el club para atender cuestiones personales.

De Moxó obtuvo 183 votos, superando a Gaspar Rosés, con 172, y a Joaquim Peris, que consiguió 59. El décimo presidente de la historia de la entidad puso punto final al cisma existente entre el club y las Federaciones Catalana y Española, consiguiendo que el Barça se reintegrase en ambos estamentos. Su capacidad diplomática fue también decisiva para resolver la división interna de la Junta, dividida entre los 'personalistas', liderados por Joaquim Peris, y los que querían una auténtica democracia en el Club. El otro aspecto destacado de su etapa al frente del FC Barcelona fue el progresivo aumento del profesionalismo entre los jugadores, un aspecto muy polémico entonces.

En el plano deportivo, De Moxó no pudo celebrar ningún título, ya que en el Campeonato de Catalunya el Barça acabó tercero, mientras que en el torneo estatal no pudo superar la fase de clasificación territorial. Al final de la temporada, y después de un año exacto en la presidencia, el 30 de junio de 1914, Francesc de Moxó presentó la dimisión.