Retrato de Enric Martí Carreto

Enric Martí Carreto tuvo que dimitir por el 'caso Di Stéfano'. | ARCHIVO FCB

Cuando Martí accedió al cargo de máximo dirigente de la entidad, el 16 de julio de 1952, heredó un club triunfador y, evidentemente, su mandato tuvo carácter continuista.

En la temporada que Enric Martí presidió el FC Barcelona, el equipo prolongó la racha de títulos y se adjudicó la Liga, la Copa y la Copa Eva Duarte, aunque esta dinámica tan positiva se rompió a raíz del estallido del 'caso Di Stéfano', que acabaría desembocando en la dimisión del máximo dirigente azulgrana.

El Barça, que había dado un anticipo a River, club propietario de los derechos del astro argentino, vio como el Real Madrid alcanzaba un acuerdo con el Millonarios de Bogotá, equipo en el que  Di Stéfano jugaba como cedido en aquel momento. Aunque a efectos legales la FIFA daba la razón al Barça y el argentino ya se había incorporado al FC Barcelona, la Federación Española, presionada por los organismos estatales y por el Real Madrid, retuvo el transfer del jugador, impidiendo así que Di Stéfano pudiera jugar oficialmente con el Barça. Esta situación se prolongó durante más de tres meses hasta hacerse insostenible y, finalmente, después de que la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes dictase una sentencia según la cual se prohibía la contratación de jugadores extranjeros, el FC Barcelona decidió vender al argentino a la Juventus.

Pero el Real Madrid no renunció a Di Stéfano, y finalmente, los dirigentes deportivos españoles tomaron una decisión salomónica. El crack argentino jugaría con el Real Madrid las temporadas 1953/54 y 1955/56 y con el Barça las temporadas 1954/55 y 1956/57. El presidente azulgrana, Enric Martí, firmó el acuerdo, pero las múltiples críticas que recibió por ello le condujeron a la dimisión el 22 de septiembre de 1953.

Pocas semanas después, el FC Barcelona decidió renunciar al jugador y el Real Madrid fichó definitivamente a Di Stéfano.