Imagen del escudo del Barça

Durante el mandato del Comité el Barça ganó una Liga Mediterránea. | ARCHIVO FCB

Como, en teoría, el Barça quedaba en manos de los trabajadores, la primera decisión que se tomó fue 'confiscar' el Club y el campo de Les Corts adelantándose al sindicato CNT-FAI. La comisión quedó integrada por cinco personas de reputación incuestionable que habían trabajado siempre al servicio del FC Barcelona: Pere Ballarín, Manuel Bassols, Ángel Sánchez, el secretario general Rossend Calvet y el masajista Àngel Mur.

El 31 de agosto de 1936 se añadieron en una maniobra muy hábil ideada por Calvet tres directivos que habían formado parte de la junta de Suñol: Francesc Xavier Casals, Agustín Bo y Paulí Carbonell. El primero se encargó de las tareas financieras, un trabajo realmente duro teniendo en cuenta que las cuentas de la entidad estaban prácticamente a cero, y se convirtió de facto en el hombre fuerte del club. El 5 de noviembre de 1937 el Comité de Empleados se disolvió y dio paso a una nueva junta directiva. Durante el mandato del Comité el Barça ganó una Liga Mediterránea.