Schuster mandaba, dirigía y lanzaba los penaltis y las faltas con maestría. | ARCHIVO FCB

Su visión de juego era ciertamente prodigiosa, pero también destacaba por su fuerza física, excepcional dribbling y potencia en el disparo a puerta. Por otra parte, su difícil carácter  le comportó más de un problema.

En 1981 sufrió una grave lesión por una dura entrada del defensa del Athletic Club Andoni Goikoetxea, pero volvió al máximo nivel entre 1982 y 1984. Junto a Diego Armando Maradona formó  una pareja de extranjeros de ensueño, aunque no consiguieron todos los títulos deseados. En la triunfante Liga 1984-85, cuando el argentino ya se había ido del Camp Nou, se vio la mejor versión de Schuster. Él mandaba, dirigía, chutaba los penaltis y las faltas con maestría, y alentaba a sus compañeros cuando las cosas no iban del todo bien.

Desgraciadamente, durante los años posteriores, su relación con la Junta directiva se fue deteriorando e incluso pasó la temporada 1986-87 en blanco. A pesar de todo, el recuerdo que dejó entre la afición barcelonista es el de un jugador de excelsa calidad.

TRAYECTORIA

  • Temporadas en el Club: 1980-1988
  • Partidos jugados: 295
  • Goles marcados: 106

TÍTULOS

  • 1 Recopa de Europa (81/82)
  • 1 Liga (84/85)
  • 3 Copas del Rey (80/81, 82/83 y 87/88)
  • 2 Copas de la Liga (82/83 y 85/86)
  • 1 Supercopa de España (83/84)