Retrato de Agustí Montal i Galobart

Agustí Montal i Galobart fue el presidente durant el Barça de las Cinc Copes en 1952. | ARCHIVO FCB

En aquel momento era contable en la directiva liderada por Josep Vendrell. La guerra quedaba ya lejos, y Montal creía que la entidad tenía que recuperar la normalidad. La directiva aceptó la propuesta y la transmitió a los responsables de la Federación Catalana, que la hicieron llegar a sus homólogos de la Española. Diez meses después, Vendrell y toda su junta presentaron la dimisión y las autoridades nombraron presidente a Montal, el hombre idóneo, sin duda, para sucederle.

El mandato de este industrial de talante democrático comenzó el 20 de septiembre de 1946, y significó el despegue definitivo del FC Barcelona hacia la grandeza. Durante los seis años que Montal presidió la entidad, el Barça se acabó de consolidar entre la élite del fútbol español, tal y como lo demuestran las dos Ligas consecutivas ganadas en 1948 y en 1949, año en que el club celebró con gran éxito sus Bodas de Oro.

Pero la temporada más brillante de la presidencia de Montal aún tenía que llegar. En 1952, la plantilla entrenada por el checo Ferdinand Daucik e integrada por nombres tan ilustres como Ramallets, Kubala, Basora, César o Manchón, sólo por citar algunos, conquistó la Liga, la Copa, la Copa Latina, el Trofeo Martini Rossi y la Copa Eva Duarte, cinco títulos que le permitieron inscribirse en la historia del club como el 'Barça de las 5 Copas'.

Tantos éxitos hicieron que, a pesar de haberse ampliado, el campo de las Corts se quedara pequeño para acoger la creciente masa de aficionados que quería presenciar los partidos de aquel gran Barcelona. Montal, dotado de una gran visión de futuro, compró nuevos terrenos, los mismos sobre los que, al cabo de poco tiempo, se construiría el actual Camp Nou.

El 16 de julio de 1952, Agustí Montal decidió abandonar la presidencia del club, después de haber llevado una excelente gestión que le convirtió en uno de los mejores dirigentes que ha tenido el Barça a lo largo de su historia, sobretodo teniendo en cuenta las dificultades de la época que le tocó de vivir.