Fotografía de Ronaldinho celebrando un gol sobre el césped del Camp Nou

Ronaldinho en una imagen de partido

En junio de 2003 el socio barcelonista dio su confianza a una nueva Junta Directiva encabezada por Joan Laporta. La nueva Junta fichó a Rijkaard como entrenador y a Ronaldinho como principal icono en el césped. El Club venía de cuatro campañas en blanco y la llegada del brasileño generó una ilusión colectiva entre el barcelonismo que no se veía desde hacía años.

El equipo de Rijkaard ganó la Liga 2004-05 con autoridad, título que revalidó la temporada siguiente.

Fue la confirmación de aquel potente equipo liderado por Ronaldinho, con una plantilla reforzada por Edmilson, Giuly, Belletti, Sylvinho y, sobre todo, Deco y Eto'o, y con la decisiva participación de jugadores de la cantera, como Valdés, Oleguer, Puyol, Xavi e Iniesta.