Imagen de uno de los mejores goles de Cruyff, contra el Atlético de Madrid. | ARCHIVO FCB

La primera Copa de Europa de la sección de hockey se ganó en 1973. | ARCHIVO FCB

Firma del contrato de Johan Cruyff, acompañado por el presidente Montal. | ARCHIVO FCB

Así lucía el marcador del Santiago Bernabéu el 17 de febrero de 1974. | ARCHIVO FCB

Joan Miró, dibujando el cartel del 75º aniversario del FC Barcelona. | ARCHIVO FCB

Grada del Camp Nou durante el Barça-Madrid del 28 de diciembre de 1975. | ARCHIVO FCB

Agustí Montal celebra su triunfo en las elecciones a la presidencia del Barça el 18 de diciembre de 1973. | ARCHIVO FCB

En 1969, Agustí Montal Costa ganó las elecciones para la presidencia del Club. Su programa insistía en la implicación de los socios, con el compromiso de intentar que todos vieran reflejada su opinión a través del voto. En 1973 Montal fue reelegido presidente. Se había presentado con el eslogan “El Barça es más que un club”.

Durante todo su mandato fue un gran defensor de la recuperación del catalanismo y un firme opositor al centralismo futbolístico que ejercían la Federación Española y la Delegación Nacional de Deportes. Gracias a su impulso, el Futbol Club Barcelona fue recuperando todos sus símbolos, empezando por el nombre de la entidad, que había sido castellanizado tras la guerra.

El estallido de corrupción del caso de los oriundos abrió la posibilidad de contratar a jugadores extranjeros. El sueño azulgrana de fichar a Johan Cruyff empezaba a ser posible.

LA PRIMERA COPA DE EUROPA DE HOCKEY PATINES

La época dorada del hockey sobre patines azulgrana se inicia con el fichaje del 
entrenador catalán Josep Lorente, en 1972. Durante la temporada 1972/73, el equipo de los Villacorta, Pons, Vila, Brasal, Chércoles y Centell ganó la primera Copa de Europa, al imponerse al Sporting de Lisboa en una final a doble partido.

EL FICHAJE DE JOHAN CRUYFF

Para poner fin a la sequía deportiva de los últimos años, había que contar con un jugador que despertara el entusiasmo de los seguidores. El elegido fue un delantero holandés que triunfaba en toda Europa con el Ajax de Ámsterdam: Johan Cruyff.

El 13 de agosto de 1973, Cruyff ya era azulgrana. Se convirtió en el líder de un equipo de talento dirigido por Rinus Michels, que devolvió la alegría al Camp Nou. Cruyff escenificaba un juego inteligente y tenía una técnica soberbia. El holandés protagonizó momentos antológicos, como un gol de leyenda que marcó al Atlético de Madrid. Voló para controlar en el aire un centro de Rexach y batir al portero Reina.

0-5 EN EL BERNABÉU

El equipo empezó a recuperar posiciones desde la cola de la clasificación. Las victorias se fueron sucediendo y el Barça se proclamó campeón de Liga tras vencer en el campo del Sporting de Gijón por 2-4. Faltaban aún cinco jornadas y la Liga ya estaba decidida, tras catorce años de frustraciones.

En esa vertiginosa escalada en la Liga de la temporada 1973-74, destaca con perfil propio el partido disputado en el Santiago Bernabéu el 17 de febrero de 1974. El equipo azulgrana se impuso por un mítico 0-5, con una alineación formada por Mora, Rifé, Costas, De la Cruz, Torres, Juan Carlos, Rexach, Asensi, Cruyff, Sotil y Marcial.

EN 1974, EL 75º ANIVERSARIO DEL CLUB

La celebración del 75° aniversario tuvo un enorme eco gracias al potencial social del Club y al clima de euforia deportiva tras conquistar la Liga. Los actos conmemorativos hicieron emerger todo lo que significaba el Barça, con la participación de personajes vinculados a los sectores más dinámicos de la sociedad catalana. Joan Miró, Salvador Dalí, Tàpies, Joan Fuster, Pere Calders y Tísner aportaron su granito de arena en forma de obra artística o literaria. Con motivo de este aniversario, Josep M. Espinàs y Jaume Picas escribieron un canto musicado por Manuel Valls, que se convirtió en el himno oficial del Club, el “Cant del Barça”.

BARÇA Y CATALUNYA

Coincidiendo con la presidencia de Agustí Montal i Costa, el FC Barcelona inició una política de catalanización del Club, pese a los límites que imponía la dictadura franquista. En 1972 se intentó que la lengua catalana se volviese a escuchar por los altavoces del Camp Nou, el boletín del Club iba incorporando el catalán y en 1973 la entidad recupera el nombre original: Futbol Club Barcelona. 

La temporada 1975-76 empezó en un contexto político de crisis del régimen franquista. El 28 de diciembre de 1975 se disputaba el partido Barça-Madrid, en el que se vieron por primera vez señeras de forma masiva en el Camp Nou. Se habían introducido en el estadio clandestinamente. Solo había pasado un mes desde la muerte de Franco.

Aquel Barça-Madrid se retransmitía por televisión, por lo que se buscó el máximo impacto del millar de señeras que ondeaban por el Estadio. El partido acabó con victoria azulgrana, con un gol de Rexach en el último minuto, por lo que el triunfo fue todavía más clamoroso.

En la última temporada de Montal, el Barça se adhiere a la manifestación a favor del restablecimiento de la Generalitat.