El Método Masia 360 es un procedimiento ordenado de acciones dirigidas al crecimiento deportivo, humano y de autoconocimiento de los deportistas de Masia 360. Es un plan formativo sistémico (contempla todos los ámbitos que rodean al niño: entrenadores, familia, escuela, staff, tutores, educadores emocionales) que comienza cuando llega un deportista con un talento deportivo, una personalidad y un carácter propios.

El Método se sustenta en tres patas en forma de acciones:

1. ENTRENAR PARA LA VIDA

Programa formativo de educación emocional práctico y vivencial con intervenciones mensuales que tiene como objetivo dar herramientas a los deportistas y a sus entrenadores. Estas herramientas son las habilidades sociales y personales que todos ellos necesitarán para ir por la vida: la conciencia y la autorregulación emocional, la autoestima, la empatía, la gestión del miedo, la comunicación positiva, la tolerancia a la frustración o la gestión del sentimiento de soledad, por ejemplo. La metodología se basa en el entrenamiento de las competencias emocionales que se transferirán a los entrenamientos y a la competición.

2. ADN BARÇA

El estilo de juego que ha identificado y diferenciado al Barça del resto de clubes del mundo. ADN Barça es un método técnico que garantiza deportistas con un estilo de juego propio y distintivo, con una actitud concreta dentro del campo.

3. SAIE

Es el servicio de atención integral al deportista, una red de protección y comunicación que apoya, atiende y acompaña al deportista en todas las vertientes (escolar, formativa, de tutoría, familiar, psicológica, etc.) y que, además, apoya a la familia y a todos los profesionales que rodean al jugador. El objetivo del SAIE es que el deportista no esté solo.

La finalidad es el legado que Masia 360 quiere proporcionar a todos sus deportistas: la mejora del talento para el éxito profesional y deportivo, y el crecimiento humano para convertirse en una gran persona.

Una gran persona es aquella que tiene competencias emocionales, las que retroalimentan el talento y una actitud de automotivación. De hecho, múltiples estudios afirman que el éxito depende en un 80% del cerebro emocional (es decir, de la inteligencia emocional). Estas personas son las que dominan competencias tales como la autonomía emocional, la valentía, la asertividad, la toma de decisiones, el respeto, el liderazgo, la serenidad, la generosidad o la fortaleza interior, y son capaces de ser íntegras y auténticas.

Y todo ello para conseguir una actitud Barça, una forma de ser, una manera de actuar en el campo y también de andar por la vida.